Menu horizontal

Botones sociales desplegables

jueves, 1 de diciembre de 2016

5 consejos cortos para viajar con niños y no sucumbir en el intento

Llevamos ya algunos años viajando con peques tanto a destinos cercanos como más lejanos. Aunque con niños la experiencia no es siempre un grado, ya que ellos te pueden sorprender y montar un espectáculo improvisado en cualquier lugar, creemos que no hay que temer a lo desconocido en este sentido y os dejamos una pequeña reflexión de consejos para viajar con ellos. Nunca pretendo ser tajante en este tema, cada niño es distinto y a cada niño quien mejor lo conocen son sus papás. Por ello, vosotros sois siempre los que tendréis la última palabra a la hora de elegir destino sabiendo hasta donde vuestros hijos pueden llegar, no a todos los niños se les puede pedir lo mismo y no es igual de laborioso viajar con un solo niño que viajar con dos o con más.

1. Elegir el destino.
A nosotros no nos gustan los llamados "destinos para niños". No somos de los que pensamos que hay buscar destinos solo tipo Disneyland para ellos o destinos playeros para que todo el día estén jugando con la palita. El mundo es muy grande, hay muchas formas de ver las cosas desde distintas perspectivas, muchos lugares bellos con culturas diferentes y enseñárselos a los niños sirve para abrirles la mente a  muchos niveles. Hoy día con los billetes low cost e internet como apoyo para planificar todo; viajar a dejado de ser solo para ricos y personas normales podemos optar a ello (nos gusta explicar a nuestros hijos el ahorro que hay que hacer para poder viajar y los cálculos que hacemos para que sea más económico, porque tampoco se trata de educar en lujos o en el "cosa que quiero, cosa que tengo").

Iglesia medieval en Bulgaria
Dicho esto, creemos que se puede viajar a muchos lugares con los niños, pero siempre hay que buscar un espacio en los viajes para ellos, para las cosas que les gustan, por ejemplo un rato de parque en las ciudades, planificar algo en el campo para correr, saltar y jugar o alguna experiencia divertida de su gusto.

Área para niños en museo del Ulster (Belfast)

2. Si aprietas el planing lo pagarás caro.
Si eres de los que has viajado mucho antes de tener niños, madrugabas planificando a la perfección para verlo todo todo y todo; cambia el chip inmediatamente. Viajar con niños supone llevar un ritmo muy distinto, planifica todo con calma, que no haya demasiadas jornadas maratonianas de un lado a otro o en traslados sentados en el coche y sobre todo respeta sus hábitos normales (horas de comidas y sueño). Los niños cansados son muy tendentes a las pataletas, así que alterna visitas, con momentos de juego y momentos de descanso.

Descanso en carro doble que compré de segunda mano por internet (40 euros) y me salvó varios viajes (La Toscana)

Parque infantil al pie de Los Alpes (Austria)

3. Ilusionar previamente al niño con el destino. 
Si los peques saben donde van y las posibles cosas divertidas que hay para hacer en el destino, irán mucho más motivados.  Por supuesto hay lugares más motivadores que otros para ellos, pero la imaginación de los niños no tiene límites, así que háblales del lugar a visitar, cuéntales historias sobre el mismo, relaciona con temas que les gusten... Puedes mezclar cosas auténticas como datos culturales e históricos con detalles fantásticos e inventados, los niños son esponjas y de esta forma aprenderán muchas cosas. Recuerda que los niños en el fondo lo que quieren es pasar el mayor tiempo posible con sus papás y estos ratos de charla previos pueden ser realmente entretenidos para todos. Aquí os dejo una idea, los cuentos que yo les suelo inventar a mis hijos antes de los viajes.

Piratas en el castillo de La Mota (Alcalá la Real)

4. Llevar entretenimiento para los traslados.
Un niño aburrido y obligado a estar sentado, es un paquete bomba que puede saltar en cualquier momento. En este relato del blog amigo "loc@sxlosviajes" en el que participamos, tenéis un montón de ideas cuentos, películas, juegos, adivinanzas, bingo viajero..., para pasar esos ratos estáticos inevitables en la mayoría de los viajes.

Jugando a hacer pizzas de mentirijilla en las cocinas de un castillo en ruinas en Irlanda 

5. Lo más importante para ellos siempre será pasar tiempo con vosotros.
Nos ha costado darnos cuenta de esto, pero es algo en lo que coincidimos plenamente el papá y yo. Da igual el destino, da igual las cosas divertidas que planees o lo que le compres para entretenerlo; para tu hijo lo más importante del viaje es el tiempo que pasa contigo. Este verano hemos hecho una ruta en autocaravana por Irlanda llena de detalles divertidos, pues mi hijo pequeño de dos años lo que más recuerda del viaje es lo divertido que era dormir en un auto con cama al lado de su mamá. Hoy en día los papás trabajamos fuera, siempre vamos corriendo a todo, así que los momentos durante vuestras vacaciones que hagáis cosas juntos en familia (recogiendo piedras en un lago, jugando al pilla pilla por un sendero...) seguro que serán muy importantes para vuestros hijos.

Mirando los lagos desde las alturas. Baviera (Alemania)

3 comentarios :

  1. Se puede decir más alto pero no más claro. Gracias!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti por tu comentario!! Y a seguir viajando con niños, aunque nos lo tengamos que currar para implicarlos ;-)

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ti por tu comentario!! Y a seguir viajando con niños, aunque nos lo tengamos que currar para implicarlos ;-)

    ResponderEliminar