Menu horizontal

Botones sociales desplegables

domingo, 24 de mayo de 2015

Hamburguesas de salmón. Receta del Pacífico a mi mesa

Cuando viajamos a las impresionantes Rocosas Canadienses (pincha el enlace para conocer nuestro inolvidable road trip por estas tierras) conocimos las hamburguesas de salmón. En el Oeste de Canadá el salmón baja en cantidad por los ríos en época de desove, así que su pesca y su consumo es muy habitual en esa zona. Yo al llegar a casa probé a hacer las hamburguesas de varias maneras y esta es la receta más natural que conseguí hacer (no lleva salmón ahumado, ni patés enlatados como muchas otras) . Ya os digo es una receta própia y muy socorrida para las mamás que mucha veces no sabemos que poner de comer que sea sano, nutritivo y que guste a los peques. A mis hijos les encantan, siempre que me preguntan "¿qué hay de comer?" y digo "hamburguesas de salmón", escucho un "¡yupiiii!"
Ingredientes:
-Dos filetes de salmón (en la pescadería los preparan perfectamente limpios sin espinas ni piel)
-Una cebolla pequeña
-Un ajo
-Un huevo
-Dos rebanadas de pan (o usar pan rallado)
-Una cucharadita de salsa de soja
-Sal al gusto
Preparación:
-Poner en la trituradora el ajo y la cebolla (yo lo pongo en la trituradora para que queden trozos muy pequeñitos, ya que a los niños no les gusta encontrarse tropezones grandes en las cosas). Reservar.

-Poner en la trituradora el pan (se puede usar el pan rallado, pero a mi me gusta usar mi propio pan que compro en panadería y sé de donde viene). Reservar

-Poner en la trituradora el salmón (al triturar queda hecho una especie de pasta).

-Mezclar en un bol todos los ingredientes ayudándote de una cuchara. Mezclar el salmón triturado, el ajo/cebolla reservado, el pan triturado reservado, un huevo, una cucharadita de salsa de soja y sal al gusto.

-Dejar reposar la masa al menos media hora para que los sabores se fusionen.

-Con las manos hacer con la masa las formas de hamburguesa.

-Si las consumes en el momento las fríes en la sartén o la plancha con un poco de aceite de oliva.

-También las puedes congelar. Un truco para congelarlas y que no se peguen unas con otras es hacer lo que ves en la última foto del collage. Poner una bolsa de congelación en el cajón del congelador sobre las cosas que tengas en él, pones las hamburguesas frescas sobre la bolsa y cierras el congelador. A las tres o cuatro horas, una vez ya las hamburguesas estén congeladas y totalmente rígidas, las metes dentro de la bolsa de congelación. Así cuando las metes dentro de la bolsa ya están congeladas y no se te pegarán unas con otras.
Las podéis comer así tal cual o dentro de un pan de hamburguesa con su cebolla, tomate, lechuga queso... al estilo USA. Yo no las suelo meter en pan porque mis hijos son muy pequeños y se las comen mejor partidas en trocitos. Como no me gusta que mis hijos coman muchos fritos las suelo acompañar con patatas al horno. Pongo una fuente de patatas partidas finitas con un poco de aceite y poca sal al horno 200 grados y salen igual que fritas.
Así que os animo a probar. Ya me contaréis. ¡A nosotros nos parece que están riquísimas!!!

4 comentarios :

  1. ¡Que buena pinta! Me la apunto. Gracias :)

    ResponderEliminar
  2. Insisto, super mami!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Je je je que va Beatriz, pero es que con niños siempre hay que estar inventando. Un beso!

    ResponderEliminar