Menu horizontal

Botones sociales desplegables

jueves, 16 de abril de 2015

Cuento "El gigante que torció la Torre de Pisa"

Ya le he cogido el gustillo a eso de inventarme cuentos antes de irnos de viaje. Tras nuestra visita a Londres y el efecto tan positivo que vi que tuvo en mi hijo el cuento de La bruja Inglesita; decidí inventare otro cuento sobre La Toscana para despertar el interés de mi hijo por el viaje. Mi hijo tiene tres años  por lo que el cuento va enfocado  a esa edad, los personajes los invento según el interés que él tenga en ese momento por algo, ahora está viendo los dibujos de David el Gnomo y todo el rato está preguntando por los Trolls; así que en la trama tenía que aparecer alguno. Os lo paso por si queréis contarlo antes de visitar La Toscana a vuestros hijos.
Érase una vez un hermoso país llamado Italia, en Italia había unos pueblecitos pequeños que se llamaban La Toscana. Allí todo era muy bonito, había pueblos con casas con flores, campos verdes llenos de vides (los arbustos donde crecen las uvas) y gente muy simpática que trabajaba cultivando la tierra en el campo.
A uno de los pueblos de La Toscana que se llamaba Lucca, llegaron un día dos trolls muy feos, muy sucios y muy malos. Eran muy grandes, tenían orejas grandes, pelo marrón en el cuerpo y muchos muchos mocos que le colgaban. Las personas que vivían en Lucca estaba muy cansados de los trolls porque molestaban mucho, les quitaban la comida, se comían sus pizzas, sus macarrones y con sus enormes pies pisaban las vides y destrozaban las uvas. Por la noche dormían en la plaza del pueblo, la Plaza del Anfiteatro, porque no era cuadrada, era ovalada y en ella al tener esta forma, como eran muy grandes, podían dormir mejor; y allí se acostaban molestando a la gente por la noche con sus ronquidos y sus resoplidos al sonarse los mocos. Pero como los trolls eran mucho más grandes que las personas estas no se atrevían a decirles a los trolls que se fueran y dejasen de ser malos.
Los habitantes del pueblo se enteraron que en un pueblo cercano llamado San Gimignano, vivía un gigante llamado Antonino y pensaron que como Antonino era muy grande no tendría miedo de los trolls y podría hablar con ellos y decirles que se fueran del pueblo y dejasen de molestar. Pero no sabían si el gigante sería bueno o malo, aun así decidieron probar suerte e ir a hablar con el gigante para pedirle ayuda.
Los habitantes del pueblo salieron con sus carros a buscar al gigante, desde lejos vieron que San Gimignano, el pueblo donde vivía el gigante, tenía un montón de torres (después supieron que tenía tantas torres porque al gigante le gustaba mucho subirse a ellas para ver a los pájaros que volaban por el cielo). Iban un poco asustados porque no sabían si el gigante iba a ser malo o bueno y si les iba o no a ayudar. Cuando llegaron al pueblo encontraron rápidamente al gigante, porque como era muy grande se veía desde cualquier lado. Y nada más acercarse y ver la sonrisa tan grande que el gigante tenía en la cara se dieron cuenta de que el gigante era muy bueno. 

El gigante les dijo (poner voz de gigante)- ¿qué os pasa? ¿porqué venís a verme?

Los del pueblo les dijeron- venimos a hablar contigo gigante Antonino, porque en nuestro pueblo, que se llama Lucca, han venido dos trolls muy feos y muy malos que no nos dejan tranquilos, nos quitan la comida, aplastar con sus enormes pies nuestras uvas y se acuestan en la plaza de nuestro pueblo roncando mucho y no nos dejan dormir por las noches de el ruido tan fuerte que hacen al roncar y al sonarse los mocos feos que siempre les cuelgan. Pero son muy grandes y nos da miedo hablar con ellos y decirles que se porten bien o se vayan de nuestro pueblo.

El gigante Antonino que era muy bueno les dijo -No os preocupéis que yo iré a hablar con ellos y les diré que tienen que ser buenos.

El gigante como era muy grande hizo POM POM y en dos zancadas llegó en Lucca para hablar con los trolls. Entró por la puerta de la muralla al pueblo y llegó a la plaza ovalada del Anfiteatro donde estaban los trolls acostados y les dijo -Soy el gigante Antonino y vengo a deciros que tenéis que ser buenos porque la gente de este pueblo está muy cansada de que hagáis cosas malas. 

Los trolls que eran muy maleducados empezaron a decirles- buahhh cállate gigante, tú no nos vas a hacer nada, ¿a que no nos pillas cara de tortilla?

Y los trolls empezaron a meterse con el gigante y se pusieron a correr y decirle al gigante otra vez "¿a que no nos pillas cara de tortilla?" y el gigante empezó a correr detrás de ellos.

Los trolls corrían muy rápido y llegaron muy deprisa al pueblo de al lado, a un pueblo que se llamaba Pisa y que tenía una Torre muy alta. Los trols se subieron a la torre de Pisa, cerraron la puerta con la llave y desde arriba empezar a meterse con el gigante y a decirle- Buahhh la puerta está cerrada, tú no puedes subir cara de tortilla.
El gigante se enfadó tanto que les dijo a los trolls, que como no bajaran de la torre y empezaran a portarse bien iba a tirar la torre y se iban a caer al suelo desde arriba. Los trolls no lo creyeron y siguieron metiéndose con el gigante desde arriba. Así que el gigante se enfadó aun más, se apoyó en la torre, la empujó y como tenía mucha fuerza de gigante la torció y les dijo a los trolls que dejasen de decir tonterías o tiraría la torre del todo al suelo. Los trolls al ver con la facilidad que el gigante había torcido la torre, se dieron cuenta de que el gigante decía la verdad y podía tirar la torre en cualquier momento con ellos dentro , así que empezaron a llorar y a decirle al gigante que por favor no tirase la torre, que iban a ser buenos y no iban a portarse mal nunca más. El gigante como era muy bueno los perdonó, bajaron de la torre, pidieron perdón y todos (el gigante, los trolls y la gente del pueblo) se hicieron amigos.

Hicieron una gran fiesta con pizzas, macarrones y uvas para celebrar que todos eran amigos. Los trolls se bañaron, ya olían bien, no tenían mocos y no molestaban. Pero claro, la Torre de Pisa ya se quedó torcida para siempre y cuando los niños del mundo van a Pisa se acuerdan siempre de los trolls ,que desde entonces fueron buenos, y del enorme gigante bonachón Antonino que fue quien la torció. Y colorín colorado este cuento....

Aquí os dejo el enlace de nuestro vine a la Toscana con peques, por si queréis copiar ideas y consejos "Viaje a La Toscana en primavera con peques"

3 comentarios :

  1. Genial! Ya sabemos otra manera con la que puedes ganarte la vida ¡Eres fantástica!
    Pasarlo muy bien. Besossss

    ResponderEliminar
  2. Gracias Myriam!! La verdad es que esta idea para mi familia ha sido revolucionaria, mi hijo está emocionado con los viajes gracias a los cuentos

    ResponderEliminar
  3. Wow Mapani!! increible!! He encontrado tu blog por casualidad, buscando información de la Selva Negra con niños, y luego he descubierto que ya te conocía del blog Los Viajeros!! jajajaja. (yo soy Crisnb, no se si te suena mi nick). Tu diario de Costa Oeste USA en el foro fue una de mis guias para organizar nuestro viaje en mayo de 2010. Y resulta que ahora estamos las dos con dos niños!! Y además coincidimos en gustos de viajes!! Me encanta tu blog, me lo pongo ya mismo en favoritos!
    Por casualidad no tienes ningun cuento de la Selva Negra? Tenemos pensado ir el proximo verano con los dos peques (en verano tendran 5 años el mayor y 18 meses el pequeño).
    Yo tenia pensado regalarle a mi mayor el libro Mi primer atlas Larousse pero esto de los cuentos está muy muy bien!

    ResponderEliminar