Menu horizontal

Botones sociales desplegables

martes, 14 de febrero de 2012

Costa Oeste de USA 'Un viaje de película'

Este fue nuestro primer viaje lejano cien por cien organizado por nosotros, nunca olvidaremos la ilusión con la que descubrimos todos esos rincones de los que previamente habíamos pasado meses informándonos. En este viaje fue donde nos sentimos por primera vez “viajeros”, estábamos en la otra punta del mundo, felices e intentando exprimir al máximo todas nuestras experiencias. Por ello, aunque lo realizásemos en el año 2009, he elegido este diario como primera entrada del blog, espero que os sirva para organizar vuestro viaje o al menos para conocer y enamoraros, como nos ha pasado a nosotros, de este enorme y maravilloso país.




Etapa 1. Los Ángeles: Un día y mucho que ver

Al final del relato tenéis todos los datos prácticos y presupuesto. Pues bien empiezo el relato, el viaje lo emprendimos dos personas (mi marido y yo), el 19 de agosto cogimos nuestro vuelo con la British a las 11 de la mañana en Málaga, teníamos 2:45h para la conexión en Londres H y sin problemas llegamos a la hora esperada (19 horas) a Los Ángeles. Lo bueno de hacer la conexión en un aeropuerto europeo es que las maletas las puedes facturar directamente a destino (si la conexión es en USA tienes que coger las maletas en la cinta y volverlas a facturar hasta el destino final).

Al llegar al aeropuerto cuando sales frente a la puerta hay una cera grande donde pone: taxis, shuttle para los hoteles y car rental. Te pones en este último lugar y por él van pasando los buses de las distintas compañías de alquiler de coche (Hertz, Alamo…..), nosotros nos montamos en el de Thrifty US y nos llevó a su oficina en unos 5-10 minutos. Allí entregas la documentación (no olvidaros de que la tarjeta no puede ser de debito, sino de crédito, un amigo mío cometió este error y vio Italia en tren). De allí nos llevaron al patio y nos dieron a elegir entre una fila de Chrysler Sebring descapotables de muchos colores, nos quedamos con el azul brillante. Nos preocupaba el tema del maletero (porque la capota de los descapotables se pliega en el maletero al abrirla y le quita espacio), sólo facturamos una maleta grande y llevábamos dos pequeñas de ruedas como equipaje de mano (estas las compramos en Ikea Family por 9 euros y se pueden plegar, ese dato es importante por si no cabían, plegarlas y repartir la ropa en el maletero en bolsas). Pues bien, no hizo falta, el maletero era grande y cabía todo de sobra (sobrando mucho espacio incluso), al plegar la copota se reduce considerablemente y en los tramos que la bajábamos y llevábamos equipaje teníamos que poner la maleta grande en el asiento de atrás (pero sin problemas).



Cogimos el coche, ¡estábamos en Los Ángeles!!!! ¡No nos lo creíamos!!!! Tengo que decir que también estábamos pelín asustados (coche automático, nos habían hablado de las autovías de 5 carriles y altas velocidades que lleva la gente, semáforos en los cruces al pasar el cruce…), pero todo genial, la gente conducía prudentemente y ya de noche (casi 9 de la noche) hay tráfico (siempre lo hay en LA), pero nada complicado. Llevábamos GPS (con mapas americanos, porque mis vecinos son de USA, se lo encargué y me lo compraron en Denver unas semanas antes, marca Navman por 60 euros), además yo había sacado todos los itinerarios por google maps y esto está bién, porque aunque el GPS es la mejor maravilla viajera del mundo a veces se lía un poquito (bueno a veces los que nos liábamos éramos nosotros metiendo las direcciones, je,je!!). Recordar que en USA hay que poner (E, W, N, S –este, oeste…- delante del nombre de la calle); no se si esto será muy obvio, pero nosotros dimos unas cuantas de vueltecitas a costa de esto.

El hotel en Santa Mónica (Travelodge Pico Blvd.), fue todo un acierto.



En 15- 20 min, habíamos llegado. Elegimos este hotel por cercanía relativa al aeropuerto (llegas cansado y no te apetece dar muchas vueltas) y porque queríamos estar en Santa Mónica (al otro día queríamos dar una vuelta por la noche y decían esta era la zona más animada). Decir que el hotel no está en la primera línea de playa (los de la playa subían mucho el presupuesto y en la mayoría el parking no era gratuito). Este hotel tenía parking gratuito, desayuno incluido y estaba a 5-10 min en coche de la playa; si preguntas en el hotel te dicen parking gratuitos al lado de la 3 St (calle más popular de la zona playa).

El hotel es un típico motel californiano (aunque en la foto no lo parezca, pero tiene dentro el típico jardín con pasillos exteriores a los lados donde están las puertas de las habitaciones), estaba limpio y la habitación era grande (con una pequeña cocinita). La zona es residencial, no muy animada, pero al lado hay un supermercado (Trader Joe´s) que cierra a las 10 pm, llegamos justos para comprar agua y algo de comida y a dormir que estábamos agotados.

Nos levantamos al otro día muy temprano por lo del jet lag (a las 6 de las mañana), nos arreglamos y desayunamos, todo tranquilamente y a las 8 salimos del hotel para descubrir Los Ángeles. Sólo teníamos un día, queríamos ver muchas cosas y al ser nuestro primer día teníamos muchas energías. Os pongo nuestro itinerario de un día para ver LA, que lo habíamos planificado mucho para ver todo lo que nos interesaba.

ITINERARIO DE VISITAS PARA UN DÍA EN LOS ANGELES:

•Hollywood sign: Programamos el GPS rumbo a las colinas de Hollywood para ver el famoso cartel de cerca. La dirección que pusimos 3202 Canyon Lake Drive, Los Ángeles. Al llegar a las colinas vas subiéndolas por una carretera serpenteante (Canyon Lake Drive y Mulholland Drive). Llegamos a una colina y las letras están justo encima (en la colina de frente). Decir que el GPS una vez allí faltando unos 500m para llegar a esta dirección, se volvió un poco loco (habían cortado varias calles por obras), por eso el punto exacto de esta dirección no se si lo encontramos, pero da igual, desde cualquier lado te puedes parar y salen unas fotos chulísimas. Nosotros nos paramos en un sitio de la carretera donde vimos a turistas haciendo fotos, sacamos nuestro trípode y nos han quedado guays (nosotros debajo y las letras encima de nosotros).



Pues bien, una vez visto esto, eran las 10 de la mañana ya la temperatura era soleada (nos advirtieron que es usual que en LA amanezca nublado, después el día se abra y a la caída de la tarde refresque; y eso exactamente pasó), abrimos nuestra capota bajando las colinas, entre el verde de los jardines y las casitas de la zona. ¡Fue muy divertido!!!

• Le habíamos dado muchas vueltas a la ruta y decidimos usar lo menos posible el coche, así creo que ahorramos tiempo y líos. Como dos sitios que queríamos ver los cubría la línea de metro red line, nos dirigimos con nuestro coche a la segunda parada de la línea red (Universal City) que está en coche a unos 15 min del cartel (del Hollywood sing). Como veis en el mapa al lado de cada parada hay un símbolo (parking gratuito o de pago), como veis en la segunda y en la primera parada del metro el parking es gratuito, las direcciones del aparcamiento vienen también en la web del metro de LA y son:
-Universal City Red Line Station: 3901 Lankershim Blv (esta es la más cercana al cartel, por lo que fuimos aquí).
-Northt Hollywood Red Line 5350Lankershim Blv.

Nos fuimos, por tanto a la segunda parada de la línea (que está al lado de los Universal Studios, a nosotros no nos gustan mucho los parques de atracciones, por lo que aunque es un lugar que recomiendan visitar lo obviamos). Como todo lo gratis, hay que dar una vueltecilla por el parking para encontrar aparcamiento, pero en seguida encontramos un hueco y dejamos aparcadito el coche (también hay una zona de pago con más sitios libres). El billete sencillo de metro cuesta 1,25 dolares y el pase para un día 5 dolares (sólo lo íbamos a usar 3 veces pero como era barato preferimos comprar el de 1 día). Los billetes los compras en las máquinas que están también en Español (¡Viva California!!!, ¡Que fácil nos lo ponen!!). Es chulo porque esperando el tren en el andén hay unos murales con la historia de California y viene todo explicado en inglés y español.

• Cogimos el metro dirección Downtown (refleja la diversidad de la ciudad, donde el distrito financiero se mezcla con los barrios étnicos como el mexicano o el chino) y nos paramos en la parada del Civic Center –distrito financiero- (creo recordar en unos 20 minutos de trayecto). Nada más bajar está frente de la boca del metro el City Hall (Ayuntamiento) de 1928, gran rascacielos que aparece como sede del Daily Planet en “Superman” o en “La Guerra de los mundos”.



Andamos un poco por la zona y fuimos pasando por muchos edificios del gobierno de estilo más clásico. Nuestros pasos fueron encaminándose hacia la Catedral de Nuestra Señora de los Ángeles (Cathedral of Our Lady of the Angels, 555 W Temple St), realizada en 2002 por nuestro compatriota el arquitecto Rafael Moneo. No somos entendidos en arte y el modernismo a veces nos resulta o excesivamente simple o extravagante al máximo, pero debo decir que esta Catedral nos encantó, adapta el modernismo al estilo californiano con sus palmeras y sus alusiones a los frailes evangelizadores en las Misiones indias. Dentro se respira serenidad ya que tiene una fuente justo detrás, en medio de los bancos de la iglesia (la primera vez que lo veo), por sus ventanales de alabastro entra una luz suave y llaman la atención unas lámparas ultramodernas, estilo a las trompetas que muchas veces tocan los ángeles en las ilustraciones. Tiene un mausoleo subterráneo, donde visitamos la tumba de Gregory Peck.



Al salir de la iglesia nos dirigimos a pie (15 min) a El Pueblo de Los Ángeles, es la zona donde empezó la Ciudad en 1781, sus inicios mexicanos y allí se encuentran los edificios más antiguos de la misma. Casi al llegar ves al fondo Chinatown y la típica puerta de entrada a los barrios chinos (Dragon Gate), pero no entramos en el barrio por falta de tiempo y porque no es tan interesante como en otras ciudades. En realidad El Pueblo de los Ángeles se extiende a una plaza y una calle famosa, Olvera St, pero no es más que un bullicioso mercadillo mexicano con muchos hispanos, música y restaurantes de comida típica.



En Olvera St, visitamos la Ávila Adobe por dentro, que es la casa más antigua de LA (1818) , la entrada es gratuita y se ve rápido, es como una casa/rancho decorado al estilo original colonial; y la Sepúlveda House, donde está el Visitor Center.



Comimos allí en el barrio, por supuesto sólo hay comida mexicana, hay restaurantes más pequeñitos y más grandes (en todos la comida tiene buena pinta). Nosotros comimos en uno con una terraza grande en la calle con música mariachi (La Golondrina, 17 W Olvera St) por 30 dolares (21€), todo muy bueno. Después en un puestecillo compramos dulces típicos mexicanos de tamarindo. Justo a la espalda de Olvera St, se encuentra la Union Station.



Esta estación de autobuses de 1939, ubicada en 800 N Alameda St, es la última y una de las más hermosas grandes estaciones de EEUU. De estilo Spanish Colonial Revival. Por dentro es preciosa igualmente.



• Allí mismo, dentro de la estación, cogimos de nuevo el metro en sentido inverso (North Hollywood) para ver el famoso paseo de las estrellas. Puedes pararte directamente allí, ya que el metro tiene parada en el Centro Comercial Hollywood &Highland (sede del teatro Kodac, donde se dan los Oscar), pero nosotros preferimos pararnos una parada antes (Hollywood/Vine) e ir andando un poco por Hollywood Blvd. (walk of fame). Ya nos habían hablado de que esta zona no tiene nada de glamoroso y es así, empezamos a andar por la avenida y vas viendo tiendas extrañas de disfraces, pelucas y demás objetos variopintos; y empiezan a aparecer las estrellas en el suelo (pero todo muy normalito). Aquí te van ofreciendo las distintas compañías visitas por las casas de los famosos en Beverly Hills, Rodeo Drive, etc. A nosotros un español que trabajaba en una de estas compañías nos ofreció una visita por 15 dolares, el precio era bueno y nos lo pensamos, pero íbamos mal de tiempo así que decidimos no hacerla. En esta dirección si miras en los cruces hacia las colinas ves el famoso cartel de Hollywood.



Llegas a la zona más concurrida donde están los teatos: primero “El Egipcio”, después “El Capitán”, frente “El Kodak” (dentro del Centro Comercial) y más adelante "El Chino" (delante del cual están las huellas de los famosos).





Hicimos nuestras fotos y dimos una vueltecilla por allí y en el Centro Comercial volvimos a coger el metro hasta la parada donde teníamos aparcado el coche (Universal City). No pongo fotos de teatros, etc... , que esta zona todo el mundo se la imagina de una manera y después como digo, lo que te encuentras allí es distinto y creo que es mejor no llevar una idea preconcebida y descubrirlo tú mismo insitu.

• Pues bien, volvimos a coger nuestro coche (serían las 4 de la tarde), bajamos nuestra capota y nos fuimos rumbo a Beverly Hills. Esta zona la queríamos ver desde el coche, no teníamos mucho interés en ver casas exactas de nadie, sino ver el ambiente y fue muy agradable y divertido conducir con la capota bajada, con el pelo al viento y entre las avenidas llenas de palmeras. Llevábamos estas direcciones para ponerle al GPS y ver lo que nos interesaba de la zona:
-Beverly Hills Hotel (9641 W Subset Blvd, hay que poner Beverly Hills no Los Ángeles), este es el famoso palacio rosa muy conocido por ser el hotel que sale en Pretty Woman. Pasamos dos veces por delante con el coche para verlo mejor. Esta foto no sale muy bien porque es desde el coche y somos de los que pensamos que es mejor recrearse en ver una cosa y vivir el momento, que no en hacer una buena foto.



-City Hall (Santa Monica Blvd intersección con Crescent Drive). Es el ayuntamiento de BH de 1932, también de estilo Spanish Colonial Revival y con cúpula dorada.



-O´Neil House en 507 N Rodeo Drive. Es una casa estilo Gaudí que venía en las guías, la verdad es que tampoco es una cosa extraordinaria, pero es un buen punto de partida ya que allí vimos que aparcaban todos los coches de turistas para pasear por Rodeo Drive, la famosísima calle de las tiendas exclusivas donde Julia Roberts paseaba con sus bolsas en Pretty Woman. Nosotros no aparcamos y bajamos la calle observando el ambientillo desde nuestro descapotable (muy estilo California dreams).



•De aquí nos fuimos hasta la playa de Santa Mónica y aparcamos el coche en el parking de 3 horas gratis que nos habían indicado en el hotel, creo que era en la esquina de la 4 st con Broadway st (estuvimos más de 3 horas, pero allí no vimos ningún sitio ni a nadie para pagar ni preguntar y estaba todo abierto, así que fue gratis). Llegamos al famoso Pier o embarcadero de madera que se mete dentro del océano donde está la noria típica de Santa Mónica y demás atracciones, serían las 6 de la tarde y había mucho ambiente en la zona. Luego bajamos hasta la playa en dirección Venice (por el paseo que bordea al oceano), era un poco tarde y no había mucha cantidad de gente variopinta por la zona como más temprano, pero aún así nos encontramos con ciclistas, patinadores y gente meditando y a su bola como veis en la foto.



Nos cansamos de andar y nos fuimos a meter en remojo nuestro pies para decir que habíamos probado el Pacífico, sólo los pies, porque eran sobre las 18:45 h y hacía un fresquito ya importante. Nos quedamos un rato en la orilla haciéndonos fotos en las famosas casetas de “Los Vigilante de la Playa”, serie de TV que nos enganchó en las tardes en la adolescencia, parecía que de repente iban a salir Pamela Anderson y Mitch Buchanan.



Nos sentamos en la arena esperando a ver el atardecer (anochecía sobre las 19:30) y observando las piruetas de los surfistas.



Pero hacía un viento y un frío cortante que nos hizo levantarnos y decidimos andar por la orilla hasta el pier. Al llegar pasamos un rato muy bueno, ya que en la base del embarcadero, en la arena de la playa, se había formado como una especie de picnic, eran grupos de amigos de todas las edades sentados en mantas en el suelo y en sillas portátiles disfrutando de una comida en reunión (había gente con pizzas, otros con comidas preparadas en taper wares: hamburguesas y comidas más sanas...), hasta habían clavado sus banderas americanas en la arena (nunca se olvidan de ella), estaba prohibido el alcohol y la jornada estaba amenizada con un grupo de música que tocaba en el pier. En fin, un ambiente estupendo del que disfrutamos durante un rato.



Nos fuimos a cenar al Bubba Gump (que está encima del Pier) donde se ve el océano por las cristaleras (un plato con gambas cocinadas de distinta manera, aros de cebolla y dos bebidas; no pudimos con todo, las raciones eran enormes; no fue caro teniendo en cuenta donde estábamos, 35D; los precios que pongo son con propina, porque recordar que siempre hay que dar más de un 15% de propina, los sueldos de los empleados dependen de ello). Recomiendo llevar por la tarde manga larga, yo la llevaba y aún así pasé frío. Después de esto dimos una vuelta por la 3 St Promenade, recogimos el coche y en menos de 10 min estábamos en nuestro hotel.

Bueno ¿qué os parece? Aprovechamos bien el día ¿verdad? Hemos escuchado todo tipo de comentarios acerca de Los Ángeles, nosotros lo pasamos muy bien y quizás será porque no llevábamos muchas expectativas, por lo que nos gustó bastante o también sería porque era el primer día, teníamos muchas energías y no habíamos visto otros lugares. A lo mejor si hubiese sido el último punto del viaje, después de todos los lugares maravillosos que se ven durante este viaje, en esta ciudad no lo hubiésemos pasado tan bien, porque el viaje cansa mucho y en sólo un día no hubiésemos tenido la energía ni las ganas de ver todo lo que vimos, porque no lo digo para engancharos y que sigáis leyendo mi diario, pero todo lo realmente bonito estaba por llegar……





Etapa 2: Atravesando el desierto de Mohave

Nos Levantamos temprano y a las 8 am ya estábamos de camino, nuestro destino era Williams una “ciudad dormitorio” del Gran Cañón. Esta paliza de coche de unos 750 Km tenía dos atractivos para nosotros, uno es que atraviesas parte del desierto de Mohave (típico paisaje desértico que sale en los western) y otro porque queríamos recorrer un tramo de la mítica ruta 66.

La Ruta 66 es la famosa carretera federal (creada en 1926) que cruzaba EEUU de costa a costa y que hizo más cercano el sueño Californiano para los habitantes de la Costa Este. Esta carretera suponía un acercamiento entre el Este y el Oeste, recordad que en el siglo XIX llegar al Oeste era toda una odisea de carretas polvorientas, cumbres nevadas y caminos infranqueables; muchos neoyorquinos durante la fiebre del oro para llegar a California veían más factible comprar pasajes en barcos que bordeaban la Patagonia Argentina en vez de cruzar el país. Esta carretera nacía en Chicago para terminar en Los Ángeles, con un total de 4.000 kilómetros. Y como digo, ganó su fama al convertirse en una de las principales rutas de emigrantes hacia el Oeste. En 1985 la Ruta 66 fue descatalogada al construirse la red de Autopistas Interestatales.

Pero a pesar de ello, en algunos Estados, sobre todo en Arizona y Nuevo México, empezó a señalizarse como la Histórica Ruta 66, al ser ya un icono para quienes querían de cruzar los Estados Unidos de costa a costa por carretera. En concreto, en los años 50 se hizo muy popular entre veraneantes que se dirigían en automóvil a Los Ángeles. Por lo que hoy día puedes encontrar tramos donde se intenta mantener vivo ese espíritu de los 50.

Cuando sales de Los Ángeles es cuando descubres lo grande que es en realidad, vas entrando y saliendo en autopistas que se suceden. Sales por la Interestatal 10 (I10), cuando pasas Ontario coges la I15 (esta si la sigues lleva a Las Vegas) y te sales a la altura de Barstow para entroncar con la I40 (que te lleva a Williams directamente). Más o menos por la zona de Barstow está Calico (hay que desviarse un poquillo de la carretera), que es un pueblo fantasma del oeste que lo tienen montado para realizar visitas, nosotros vimos el letrero a lo lejos en las montañas pero no nos paramos porque hemos estado varias veces en los pueblos western de Almería y no nos llamaba la atención verlo. También en Barstow hay un outlet por si queréis parar a comprar, nosotros lo pasamos de largo.

Nuestro plan consistía en hacer kilómetros y parar a almorzar en Kingman (pueblo de la antigua ruta 66) y así hicimos. Repostamos gasolina en la I40, por cierto si podéis repostar ya en Arizona porque en California la gasolina es un poco más cara (al menos cuando nosotros hemos estado).

En Kingman llevábamos anotado el restaurante donde queríamos comer, era el Mr D´z (105 E Andy Devine Ave, Kingman Arizona), es un típico restaurante de los 50 con sillones de colores, gramola y camareras con cafetera que me había recomendado MaLiSia en el hilo de la 66 de este foro. Fue un acierto, nos hizo un montón de ilusión comernos nuestra primera hamburguesa americana rematada con un típico banana split como si estuviésemos en la cafetería de “Grease”.



Justo al lado de este restaurante está aparcada en un parquecillo la famosa Santa Fe, una locomotora a vapor de dimensiones increíbles, descansa en Kingman después de haber recorrido a lo largo de su historia 2.585.600 millas desde 1928, su trayecto era Los Ángeles - Kansas City, fue donado a la ciudad de Kingman en el año 1.953 y figura en el Registro Nacional Histórico. Es enorme, tenemos fotos (porque puedes subirte incluso) de nosotros delante de ella y llegamos a la altura de media rueda.



Justo al otro lado de la carretera pasa la vía y en ese momento pasó la versión moderna del Santa Fe, un tren largísimo que tardó en pasar casi 4 minutos (una autentica escena del Oeste).

También al otro lado de la calle está el museo de la 66 (en el mismo edificio del Visitor Center), nosotros no entramos porque era de pago y no teníamos tiempo, pero parecía interesante. Nos resultó curioso que allí, en un panel al lado de los servicios hubiese recortes de periódico y fotos de agradecimiento a ciudadanos del pueblo que habían servido en Vietnam, Afganistán o Irak.

Pues bien, aunque la interestatal 40 coincide más o menos en tramos con la antigua 66, nosotros queríamos hacer un tramo de la autentica ruta 66, que aún quedan algunos fuera de la I40 y están señalizados. Nosotros hicimos el tramo Kingman a Seligman, la carretera es de doble sentido, pero está en buen estado, pasa al lado de la vía del tren y volvimos a coincidir con la Santa Fe en su recorrido. Puedes hacer este tramo por la I40, pero a nosotros, aunque es más lento y te retrasa, nos pareció más autentico hacerlo así (la I40 no es más que una autovía); pasas por paisajes desérticos y pueblos destartalados del Oeste.

Llegamos a Seligman. A la Ruta 66 mucha gente la denominaba “la calle principal de América” y esto es lo que han querido plasmar los habitantes de Seligman en su pueblo, representando con su decoración todos los iconos que estamos acostumbrados a ver en el cine americano (Cadillacs de los 50…). En realidad es un pueblo pequeño, con una calle principal con bares y tiendas con decoración excéntrica, por ejemplo Ángel Delgadillo, un barbero local, ha hecho de su barbería un pequeño museo/tienda de la 66 que se ha hecho muy famosa y es visitada por muchísimos turistas y sale en muchos foros. En fin, todo es un tanto artificial y turístico pero curioso de ver.



Después de esto volvimos a retomar la I 40, y el paisaje empezó a cambiar, se hacía más verde y más boscoso (bajamos la ventanilla y nos invadió el olor a pino); además empezó a cambiar el tiempo y nos acompañó un rato una tormenta.Después de muchos kilómetros y sobre las 18:45 h llegamos a Williams, un pueblo típico Old West por el cual también pasaba la 66. Es muy turístico y está lleno de restaurantes, moteles y bares. Nuestro motel era el Williams Grand Canyon Travelodge (430 E Route 66 Williams AZ), de la misma cadena que el de LA, pero más modesto, tenía piscina de agua calentita y aunque hacía fresquillo estábamos cansados así que nos vino muy bien un chapuzón. Después fuimos a un supermercado grande a comprar algunas cosas y a cotillear (nos encanta ir a los super de los sitios donde viajamos y ver que compra y come la gente). Dimos una vuelta y cenamos en un sitio que nos gustó mucho, Wild West Junction, es como un restaurante ambientado en un pueblo del oeste, pero lo que más nos gustó fue que había un grupo de Country tocando y todo el mundo era del país, por lo que tarareaban y seguían las canciones e incluso hubo un par de parejillas que se atrevieron con el baile, así que pasamos un buen raro tomando cerveza y disfrutando de la música y el ambiente.


Etapa 3: El impresionante Gran Cañón y Monument Valley

Nos levantamos a las 6:30 am, hicimos un desayuno rápido en el hotel (incluido), café y magdalenas y nos fuimos, por la carretera 64, al aeropuerto del Grand Canyon. Allí teníamos reservado con Papillon el tour en helicóptero llamado North Rim (25 minutos), nos costó 87€/persona, pensé mucho el reservarlo o no previamente y al final me alegré de llevarlo reservado porque al llegar fue todo más rápido y además me ahorré unos euros al hacerlo con más de 4 días de antelación (15$ /persona) y al reservar el primer vuelo (que siempre es el más barato y hay menos gente). Pues bien, al ser el primer vuelo teníamos que estar allí de 7:55 a 8:15 y salimos a las 7:10 del hotel, por lo que íbamos regular de tiempo (el GPS nos indicaba que el aeropuerto desde Williams quedaba a 1:30 horas), al final conduciendo rápido (unas 5 millas por encima de lo permitido,upss) llegamos bien.



Nos montamos en un helicóptero con una pareja de franceses y pensamos”¿Dónde estará el Gran Cañón?” porque el aeropuerto está todo rodeado de pinos y no veíamos otra cosa, así que empiezas a volar entre pinos y de repente “tachán-tachán……” se abre la increíble grieta, no puedo describir lo que ves, pero es una pasada, ni las fotos (que salen con mucha neblina por el brillo del reflejo de la luz a esas horas), ni el video pueden describir lo que ves con los ojos, como dice Jesulín: en dos palabras "in prezionante". Cuando el helicóptero está en medio del cañón por los auriculares te dan una explicación (en español) de las características del mismo. A mi me gustó más la vista desde el helicóptero y a mi marido desde los miradores (que vimos después), así que para gustos los colores. La foto siguiente es desde el helicóptero y como digo es difícil que salgan bien por el brillo que refleja (hasta molesta un poco en los ojos).



Siguiendo la misma carretera 64 y a unos 20 minutos del aeropuerto se encuentra la entrada al Parque Nacional de Grand Canyon (South Rim). En esta entrada compramos el pase anual para todos los Parques Nacionales de USA (80$), que como su nombre indica con él puedes entrar a todos los parque durante un año y este precio es por coche, no por persona.Nosotros aparcamos el coche en el aparcamiento del Mather point, como veis en el mapa a unos 5minutos por un caminito detrás del Mather point está el Visitor Center, nosotros pasamos de él (porque te dan un mapa en la entrada) y nos fuimos directamente al borde a ver las vistas. Desde allí fuimos andando unos 3,5 km por el Rim Trail, un camino bien señalizado que va por todo el borde del Cañón pasando por distintos vista points (Yavapai point...) y andamos hasta Bright Angel. Decir que nos sorprendieron las pocas medidas de seguridad que hay y a mi que las alturas me dan un poco de yuyu en algunos sitios sentí verdadero pánico. El paseo es muy bonito y te vas cruzando con ardillas y ciervos. En la puerta del motel Bright Angel Lodge tomamos el bus gratuito (village route, línea azul) y en 30 min llegamos de nuevo al Visitor Center cerca del Mather Point, donde volvimos a coger el coche y condujimos por la Desert View Drive (hay más miradores por el camino pero nosotros no paramos) rumbo a la parte más al este de esa zona del parque, el Desert View Point. Esta fue la vista del Gan Cañón que más nos gustó, hay una torre mirador pero no subimos porque en el foro decían que las vistas eran las misma desde arriba que desde abajo; allí hay un supermercado donde puedes comprar bocadillos y comida, por lo que compramos provisiones y nos las comimos sentados en las piedras del borde del cañón con una magnifica vista de fondo (esta vista nos gustó mucho porque el río se aprecia mejor y el contraste de las aguas verdes es especialmente bonito).



Serían las 2 pm cuando salimos por el este de GC hacía Monument Valley, este camino a parte de ser largo (3 ó 4 horas) para nosotros fue una autentica aventura. Sales de GC por el este por la 64, en Cameron te desvías por la 89, antes de Tuba City coges la 160 hasta Kayenta y aquí coges la 163 (donde hay una salida para Monument Valley).Pues la aventura vino porque antes de Cameron el ambiente empezó a nublarse y a hacerse todo más rojo.



Hasta que poco a poco empezó a empeorar y nos metimos en una autentica tormenta de arena (ráfagas de viento que arrastraban arena roja y lluvia), no se veía nada por la carretera, todo era una nebulosa roja, menos mal que delante de nosotros había un coche y nos fuimos guiando por sus faros; ahora lo pensamos y nos reímos por la aventura pero en el momento nos tendríais que haber visto las caritas de tensión que llevábamos. En esta foto se aprecia lo que se veía por la ventanilla del coche, ¡nada!!!!



Llegamos a Monument Valley (MV) sobre las 17:30 pm (allí eran las 18:30 pm, en Utah hay una hora más). Nos dio un poco de pena porque el tiempo allí también estaba regular, pensábamos hacer las típicas fotos del lugar con el cielo azul en contraste con los monolitos rojos y sin embargo debido a que el cielo estaba encapotado y el ambiente estaba lleno de polvo rojo, las fotos salieron distintas a lo esperado, pero también tienen su encanto.

Monument Valley es un parque que pertenece a los indios navajos, por ello no sirve el pase anual y hay que pagar (5$ por persona). Yo antes de ir sabía que vería los típicos monolitos que salen en las películas del oeste y en el anuncio de Marlboro, pero no me imaginaba en realidad como y donde estaban.

Foto película”La diligencia” de John Ford:



Foto Marlboro



Pues bien os cuento, a Monument Valley se llega desde Kayenta por la carretera 163 y a unos 20-30 min de esta ciudad ya empiezas a ver un poco estos característicos monolitos y a la derecha de la carretera tienes el desvío para la entrada a este parque (para ver los monolitos más chulos hay que entrar en el parque porque desde la carretera no se ven); a 4 millas por ese desvío está la garita de entrada donde pagas y allí mismo te dan un mapa con una pequeña información en inglés . Al pasar la garita de pago sigues recto y encuentras un aparcamiento y allí hay un edificio con un hotel, un restaurante y teóricamente un centro de información (pero cuando nosotros fuimos no había esto último, así que nos conformamos con el mapa que nos dieron en la entrada). Os aconsejo pasaros por este edificio porque en la parte de atrás tiene una terraza con bonitas vistas, como podéis comprobar por esta foto (si os fijais es desde más o menos este sitio donde John Ford colocó su cámara en la imagen que he puesto de la película).



Lo que hay que ver en MV son estos famosos monolitos y se ven haciendo un circuito con el coche por una carretera que sale de este aparcamiento. El mapa que te dan en la entrada es muy escueto, pero te indica el recorrido con los nombres de los distintos monolitos. El circuito lo puedes hacer por tu cuenta o contratar un tour con los navajos, en la guía de trotamundos te recomienda que si vas a hacer el tour de 2h es una tontería que lo contrates porque es lo mismo que te da tiempo de ver a ti con tu coche, pero si vas a invertir más tiempo, sí merece la pena contratar el tour porque te mete por caminos distintos que no están indicados .En el aparcamiento nos ofrecieron excursiones, pero como hacía tanto viento, pensamos sería muy incomodo ir en las furgonetas con techo al aire donde te llevaban y teníamos poco tiempo por lo que decidimos hacer el recorrido por nuestra cuenta. Anochecía a las 8:15 pm (hora de Utah) por lo que no teníamos mucho tiempo, eso sí el camino está fatal y además nosotros como llevábamos un descapotable peor aún; pero tengo que decir que mi marido es buen conductor y muy despacito nos aventuramos por ese camino de terrizo lleno de socavones parando en varios puntos a hacernos fotos. No hicimos todo el recorrido porque llegó un momento que hacía tanto viento que al bajarte del coche la arena “cortaba” en la cara y era muy incomodo (por la noche al llegar al hotel estábamos rebozados como pescaditos de arena roja; e imaginaros como estaba el coche). Esta es una foto durante el recorrido.



Otra cosa para hacer en esta zona es la típica foto de las interminables carreteras americanas. Es la típica postal que sale en la peli Forrest Gump y aquí la teneis.



Estar aquí nos hizo mucha ilusión y aquí teneis una foto de este mismo lugar (carretera 163, pasado MV en dirección Mexican Hat) ese día de tormenta.



Y una foto también de este lugar a la mañana siguiente con un tiempo fantástico:



A media hora de MV siguiendo por la carretera 163 está Mexican Hat (Utah), un pueblo pequeño perdido típico del oeste donde teníamos el alojamiento. Nos quedamos en Mexican Hat Lodge, decir que de este sitio se habla muy bien en el foro y yo fue el primer hotel que reservé del viaje (en marzo) y tenía mucha ilusión por quedarme aquí, pues bien, decir que fue para nosotros una gran decepción, el motel en sí no está mal, pero es un poco más caro que los otros y sin ninguna otra ventaja (ni siquiera tenía un mínimo desayuno ni café) y el personal no fue muy amable. No había internet y le pedimos a la chica si nos podía decir el teléfono de la agencia de Page donde habíamos contratado la excursión para el Antílope Canyon el siguiente día (porque no sabíamos muy bien la hora de Page, tenía un poco de lío con lo del territorio navajo y los horarios), allí tenían internet por lo que mirarlo le habría costado 30 segundos (yo tenía la dirección de la web) y la chica toda sosa y muy estúpida nos dijo que no; aunque sabíamos que no tenía porqué ayudarnos nos sentó mal, porque el día anterior en el Travelodge (que sí tenían internet de pago) sin embargo nos dijeron que si queríamos confirmar horarios de vuelo y cosas así, ellos nos lo miraban en internet sin problema y en días sucesivos en Las Vegas y en San Francisco la recepcionista del hotel sin pedirlo nos dio un montón de información desde internet. Teníamos muchas ganas de comer en su restaurante (también muy comentado en el foro) con la barbacoa- balancín y eso nos decepcionó más aun, de ambiente “americano” nanai de la china, estaba todo lleno de turistas (casi todos españoles, el sitio sin duda donde coincidimos con más españoles), ese día que era sábado no había música (ni country ni ninguna), las camareras nada amables (es verdad que tenían mucho trabajo pero actuaban como si te perdonasen la vida), nos resultó carísimo ( dos filetes del tamaño pequeño, 3 cervezas y propina 88$ y la comida no fue nada del otro mundo).

En fin, que todo nos pareció una turistada (allí no había ningún americano, ni del pueblo ni de turista); nos recordó a los típicos tablaos de Sevilla cazaguiris donde sólo hay japoneses haciendo fotos. Por supuesto respetamos la opinión de los demás, decir que nosotros no somos personas quejitas ni delicadas (nos quedamos donde sea), pero no se si fue porque llevábamos muchas expectativas o yo que sé, pero es el único hotel/restaurante del viaje al que no volveríamos. Y aunque cuente todo esto la sensación al final del día fue de 10 ¡menudo día inolvidable!!!!!

Nota: La hora de Page es la misma que la de Arizona (una hora menos que en Utah) y aunque el Antílope sea territorio navajo la hora es la misma que la del estado donde está (Arizona).

Nota: Esa noche nos arrepentimos de haber hecho más km hacia Mexican Hat y no haber vuelto a dormir a Kayenta (así hubiésemos estado más cerca de Page, nuestro destino del día siguiente), pero a la mañana siguiente os aseguro que no nos arrepentimos de esta decisión, porque aunque después tengas que desandar lo andado, haciendo incluso unos km más (solamente 15-20 min) llegamos a un lugar donde vivimos una de las sensaciones más bonitas de todo el viaje en los gooseneck del río San Juan, pero para esto tendréis que seguir leyendo…….os dejo con la intriga……


Etapa 4: Antelope Canyon, Lago Powell y Bryce Canyon

Otro día de madrugón, nos levantamos a las 6 am (hora de Arizona, no la cambiamos). Seguimos por la carretera 163 (te desvías a la derecha por la 261 y después por la 316) y en 15 minutos estábamos en los Goosenecks del San Juan River. En el mapa además de apreciar el trayecto también se representa el río y podéis advertir la posición de los meandros.

Es también un mirador en un cañón, esta vez realizado por el paso del río San Juan (afluente del río Colorado) y lo interesante de ver son los dos meandros que forma el río en esa zona. En principio nosotros cuando llegamos sólo vimos un meandro y nos encantó; y ya al final andando un poco hacia la derecha nos dimos cuenta que en realidad eran dos meandros del mismo tamaño y ya eso fue una pasada (sólo puedo mostrar uno de ellos porque los dos no cabían en una misma foto desde el mirador).



Como dije anteriormente este sitio nos fascinó, era muy temprano y no había nadie (sólo una tienda de campaña a lo lejos, de la que cuando nos íbamos despertaron dos japoneses), había un silencio total sólo interrumpido por el sonido de fondo del río surcando la roca y a lo lejos el sol salía detrás de los típicos monolitos de arena roja de la zona; nunca he estado en el fin del mundo, pero me lo puedo imaginar como algo muy parecido a aquello.

Después de este lugar volvimos a retomar la carretera 163 recorriendo a la inversa el camino del día anterior, este día , con mejor tiempo salieron unas fotos preciosas desde esta carretera escénica.

Nuestro destino era Page donde teníamos a las 11:30 la reserva para ver el Antelope Canyon. Pero antes queríamos desayunar en un restaurante que tanto la guía Trotamundos como el diario de lamiri recomendaban, llamado Golden Sands en Kayenta (1 Mile N cruce 163& 169).

Si pones esta dirección en el google te aparece que el restaurante está en la intersección de las carreteras 160 con 163 y lamiri hablaba de un cruce de semáforos (que también lo hay en esa intersección); pues bien, nosotros ni el día antes al pasar por allí, ni esa mañana localizábamos el restaurante así que preguntamos en la gasolinera y es que está en la carretera 163, viniendo desde Mexican Hat (o desde Monument Valley) está en un cruce de semáforos que hay, pero una milla antes de llegar al otro cruce de semáforos (el de la intersección de la 160&163), un poco escondido al lado de un motel. Por fuera tiene una pinta un poco destartalada como de peli del oeste, pero está genial y para nada nos defraudó, como decían estaba lleno de familias de navajo desayunando (los únicos guiris éramos nosotros), pedimos un desayuno típico americano (huevos, bacon, patatas…), todo buenísimo y muy bien de precio (15$ y los dos salimos con el estomago llenito).

Eran las 9:15 am cuando terminamos de desayunar y teníamos que estar en Page para nuestra reserva a las 11:15 como muy tarde. Como digo teníamos reservado el tour para ver Antelope Canyon (AC). AC no es más que una gran grieta en una montaña de arenisca roja ocasionada por la erosión del agua y del viento, que han ocasionado una silueta muy especial en la misma. Foto de la entrada a la grieta:



Lo interesante de esta visita es hacerla de 12 a 1 del medio día que es cuando el sol está más alto y entra de forma perpendicular en la grieta dejando unos contrastes de luces y sombras preciosos. (Como estos).



Reservamos de forma anticipada por internet con esta agencia http://www.antelopecanyon.com/ (22 S Lake Powell Blvd., Page Arizona), para tener garantizadas dos cosas que todo el mundo decían que eran importantes:

-La hora buena (de 12 a 13 horas). Aunque la reserva sea a las 11.30 am está bien, porque el punto de partida es en la dirección que antes he puesto de la agencia en Page, de ahí a AC hay unos 20 minutos que los recorres montado en un pick-up con asientos (los coches son nuevos, no son chatarra con ruedas como los que vimos en las excursiones en Monument Valley). El camino montado en ese vehículo es divertido: sales de Page (un pueblo con no sé porqué, un montón de iglesias de distintas confesiones) primero vas por la carretera y después te meten por un camino desértico a más o menos velocidad (según lo majadero que sea el conductor que te toque).




-Queríamos ir al Antelope Canyon Upper, como ya sabréis hay dos (el upper y el lower), este primero está más solicitado y tiene más colas para entrar, porque dicen que es más chulo. Comentaban que había ido gente en verano que no había podido conseguir entrada en ninguno, nosotros íbamos en domingo y además en verano (por lo que supuse que sería más difícil conseguir ver el upper a la hora buena), así que decidí no arriesgarme a quedarme sin ver ninguno de los dos y reservé con antelación. El reservar con antelación es sólo un poco más caro, a nosotros nos costó por persona 22,58 euros (32 $), no se cuanto vale si lo compras por tu cuenta en la entrada, no estoy segura, pero creo que en su momento lo miré y la diferencia más o menos es de 10 dólares (casi nada para la tranquilidad que representa el ir con la reserva).

La grieta tiene 400 metros y la recorres con tu grupo y tu guía entera. Mucha gente critica varias cosas con lo que nosotros no estamos de acuerdo, es verdad que hay mucha gente, pero los guías te van organizando de tal manera que los distintos grupos que están dentro no se solapen por lo que tampoco es tan desagradable. Otra cosa muy criticada son los guías navajos, nosotros tenemos que decir que el nuestro era muy agradable, nos explicó muchas cosas y tanto él, como los guías de otros grupos (que no tenían porque ayudarnos) nos indicaban los sitios para hacer las fotos más chulas (como esta).



Según nos dijo, de esta zona fue una de las ultimas fotos publicadas en el National Geographic:



Como veis el lugar es muy especial. Ahora bien, el lugar nos gustó pero tanto mi marido como yo tuvimos la misma sensación, mirábamos la pantalla de la cámara y veíamos las imágenes de las fotos que acabábamos de hacer y a nuestro parecer eran mucho más espectaculares que en realidad lo que veíamos con los ojos en ese mismo momento.

El vehículo nos dejó de vuelta en Page y allí cogimos nuestro coche para emprender el camino hacia Bryce Canyon. Pero al salir de Page tienes que cruzar el puente de la presa del Lago Powell, lo vimos tan bonito que antes de cruzar decidimos pararnos ha hacerle una foto y nos desviamos por una carreterilla a la derecha ( un poco antes de entrar en el puente) pensando que habría una vista bonita desde allí, pero una vez dentro de esta carretera vimos un cartel que ponía “beach” y pensamos: ¿una playa aquí?; efectivamente seguimos y un poco más adelante había un aparcamiento con gente con bártulos playeros, así que nos metimos en un servicio que había allí, nos pusimos nuestro bañador y nos aventuramos a bajar una piedras por donde antes habíamos visto meterse a gente. Después de bajar por unas piedras típicas del más árido de los desiertos, lo que menos te imaginas es que de repente vas ha tener delante de ti un precioso lago de aguas azules entre precipicios de piedra roja y amarilla. Fue para nosotros un gran descubrimiento. Me hace mucha ilusión hoy día leer algunas crónicas de viajeros donde catalogan esta playa como la Mapani´s Beach, ja ja ja , un placer haberos descubierto este rincón de USA.



El lago Powell es un lago artificial en medio del desierto (de ahí su atractivo). Es la segunda reserva artificial más grande del país, aunque en principio el fin de su construcción era puramente energético (obtener energía hidráulica) este ha quedado superado por otra industria: el turismo. Se ha convertido en el lugar de recreo del estado, llegando los fines de semana y vacaciones gran cantidad de turistas con sus autocaravanas arrastrando barcos y motos náuticas. Pasamos un rato magnífico dándonos un baño en esa agua dulce, transparente, y calentita; nos tumbamos al sol y almorzamos fruta y galletas (no teníamos hambre después del gran desayuno).

Con las pilas cargadas retomamos la ruta hacia Bryce Canyon (a unas 3 horas). Un buen tramo de camino por la 89, hasta Kanab (un pueblo típico de película americana que nos encantó) se hace monótono, pero de ahí en adelante el paisaje cambia y se hace precioso (el paisaje y los ranchos son parecidos a los de “la casa de la pradera”).

Antes de llegar a Panguitch te sales de la 89 y coges la carretera 12 (o la 63, es la misma), esta es una carretera escénica (scenic byway 12), son carreteras señalizadas de esta manera por su bonito paisaje. ¡Y vaya si es bonito el paisaje!, al llegar a este punto empiezas a conducir atravesando el Red Canyon, que son unas formaciones rocosas (montañas y túneles naturales) de color “rojo pimiento molido” que en contrate con el verde de la vegetación producen una estampa preciosa.

Llegamos a Bryce sobre las 18:30 pm, así que teníamos dos horas para ver lo más representativo antes de que anocheciera. Nos dirigimos hacia Sunset Point (está cerca de la entrada), donde hay una vista preciosa del anfiteatro de Bryce (zona donde se encuentra el mayor número de las formaciones rocosas características de este parque llamadas hoodos).



Desde este punto hicimos un sendero (navajo trail) que transcurre entre los distintos hoodos (el más famoso es el martillo de Thor).



Por él se baja hasta el fondo del cañón. (Aviso, después para volver atrás hay que subir por el mismo camino cuesta arriba, ¡menudo sofoco!).

Imágenes de la bajada:





Imágenes del fondo (donde había muchas ardillas pequeñitas).





Después de esto volvimos al coche y atravesamos el parque por una carretera preciosa llena de pinos y ciervos. Aproximadamente condujimos unas 13 millas hasta llegar a otro punto que me hacía ilusión ver, el Natural Bridge (es un puente natural de roca roja precioso).



Desde aquí volvimos de nuevo a la entrada hacia Inspiration Point, que es donde la ranger del Visitor Center nos había recomendado ver el atardecer. Hacía un frío tremendo así que hicimos unas fotos y nos fuimos (el atardecer es muy bonito, pero el amanecer tiene que ser mucho mejor porque el sol sale justo por encima del anfiteatro rocoso, pero al esconderse no se ve encima de la roca sino en una montaña de frente).



De aquí nos fuimos a nuestro alojamiento, un bed and breakfast en Tropic (Buffalo Sage, http://www.buffalosage.com/ ), lo recomendaba Kotrolo30 y fue todo un acierto. Tropic es un pueblo pequeñísimo a unos pocos Km de Bryce. El alojamiento es una casa de madera, con un gran porche (con vistas preciosas) y varias habitaciones independientes a la casa (en el mismo edificio pero en otra planta con acceso desde el porche).



Alice, la dueña, es una señora encantadora que te ofrece el salón de su casa, sus CDs y sus películas por si las quieres ver en tu cuarto. La habitación muy limpia, muy nueva y muy cómoda (la mejor de todo el viaje, bueno la de Las Vegas fue una pijada por eso no cuenta). Si queréis reservar es difícil hacerlo por internet, yo lo intenté y no me contestaron a los mensajes, así que llamé a un télefono toll free que tenían en la web y sin problemas (por cierto, hicimos la llamada desde casa y pensé que me costaría un pastón y me salió como una nacional). Nos costó 106,64 dólares (75 euros), el precio incluía un magnífico desayuno americano a la mañana siguiente, que fue de lo mejor, porque lo compartimos sentados en una gran mesa con una familia de New Jersey y otra de franceses afincados en Atlanta (fue muy agradable desayunar compartiendo una charla con gente de otros lugares e intercambiando información de nuestras rutas).

Nos fuimos rápidamente a cenar (en USA todo cierra muy temprano) al único restaurante de Tropic (Clarke´s Restaurant, 141 N Main St). Cervezas, hamburguesas y postre (35 dólares). Y a dormir que llevábamos a la espalda otro magnífico día con mucho ajetreo.


Etapa 5: Zion National Park

Este día se nos hizo un poco más tarde porque nos entretuvimos con el magnifico desayuno y la conversación en casa de Alice; después repostamos en Tropic y allí mismo compramos una tarjeta de 5 dólares para llamar por teléfono a casa (están muy bien, se venden en maquinas expendedoras y tienen muchos minutos). Total, que salimos un poco pasadas las 9 de la mañana. Este era nuestro camino hasta Zion:




Hacía un día fantástico y volvimos a abrir la capota del coche, fue una delicia atravesar el Red Canyon de nuevo, con la brisa en la cara y escuchando a Bob Dylan (Hurricane). El camino es el mismo del día anterior hasta que te desvías de la 89 unos km después de Oderville y entras en la carretera 9 (otra carretera escénica). Me gustan mucho los animales y me gusta ver los más característicos de los países que visito; así que en esta carretera nos bajamos a hacernos fotos en una granja típica del oeste donde vimos por primera vez a búfalos americanos.











Llegamos a Zion sobre las 12 del medio día. Habíamos leído muchos comentarios sobre este parque y alguna gente lo describía como “el más mediocre de todos”. Para nosotros fue nuestra gran sorpresa, ¡nos encantó! Como en todos los parques, en la entrada te dan un mapa e información.



Zion es un gran desfiladero y, a diferencia de los demás, se va bajando por la carretera hasta el fondo y se visita desde abajo, así que tienes que mirar hacia arriba para contemplar los grandes paredones entre los que te encuentras envuelto. Hay que aparcar el coche en un parking que hay al lado del Visitor Center (punto rojo del mapa), allí coges un bus gratuito que va pasando por todas las paradas donde se inician los distintos senderos. Nosotros sólo pudimos hacer un sendero (Narrows Trail) que se inicia en la última parada del bus (temple of Sinawava) y fue la experiencia más divertida de todo el viaje.



Este sendero va justo al lado del río Virgen, llega un momento que el desfiladero se estrecha y para continuar tienes que meterte por el río y es entonces cuando la experiencia es del todo magnífica (quedamos totalmente atrapados en medio del desfiladero, del que bajan cascadas pequeñas y vegetación colgante).



Hay pequeños tramos laterales dentro del río en el que hay piedras y puedes salir fuera del agua, desde aquí puedes hacer las fotos, en esta vemos a una pareja en un momento romántico entre paredes verticales.



En la información que te dan te recomendaban no sólo llevar zapatos especiales para el agua, sino además que fuesen botas (para llevar el tobillo cerrado por si te resbalas con las piedras), y llevar un bastón. Nosotros íbamos algo preparados (jp177,mi amigo del foro, nos había explicado de forma magnifica el trail), llevamos escarpines para el agua, los míos eran mejores que los de mi marido porque tenían la suela gorda (con los normales, te clavas las piedras y duele la planta del pie) y un hombre me dio un gran palo de madera en el que me apoyé.

Dentro del río el agua te llega por las rodillas, sólo en un tramo corto llega a la ingle y hay que tener un poco de cuidado con que la corriente no te desestabilice; pero aún así no es muy difícil (lo que nos daba más miedo es caernos al agua porque llevábamos 3 cámaras y se nos había olvidado la bolsa impermeable para meterlas). Sin palo para mí hubiese sido imposible; pero mi marido no llevaba palo, y llevaba dos mochilas (la suya y la mía, ¡que cara tengo!) y aún así era el que iba primero y marcaba el ritmo de los 2 ó 3 Km que hicimos dentro del río (todo el rato decía: “vamos hombre, yo que he cruzado de chico el río en mi pueblo, me van a mi a enseñar estos americanos, já”, como veis es un poco cabezota el muchacho).

Comimos en el restaurante de dentro del parque (te deja el bus, no se si está en la parada Zion Lodge o en la parada siguiente, el conductor del bus lo dice), servían comida rápida y comimos: 2 hamburguesas, refrescos, café y dos grandes helados por 26 dólares. Pensábamos estar poco rato en este parque y salir sobre las 14 h, pero nos gustó tanto que nos fuimos sobre las 17 h, por lo que llegamos tardísimo (20 h) a la “Sin City” Las Vegas!!!!! (la ciudad del pecado). Pero aunque llegamos este mismo día, esta ciudad se merece una etapa para ella sola…


Etapa 6: Vivan Las Vegas

Sólo nos quedamos 2 noches (un día completo), así que con tan poco tiempo de estancia no me atrevo a hacer una guía sobre Las Vegas, la experta eva32 del foro ha estado en muchas ocasiones y en este enlace que os dejo resume la visita de una forma magnífica: http://www.viajesk.es/ (debajo de la foto superior pinchas en la pestaña América Del Norte) y en esa página puedes ves recomendaciones de muchas ciudades de USA, entre ellas Las Vegas ó San Francisco (ambas de eva32, ¡gracias Eva!!!!).

Os cuento varias cosillas: Como digo llegamos agotados, pensábamos ir esa noche a la Torre Stratosphere ver anochecer y después ir al Downtown para ver la Fremont Street Experience. Esta era la zona de Las Vegas que más ilusión me hacía ver, por eso de ser la más antigua, más “cutrecilla” y por haber sido escenario de muchas películas (Cadena de Favores, Living Las Vegas..), pero decidimos renunciar a esta parte, era ya de noche cuando llegamos a la ciudad y necesitábamos descansar (allí recorrer un mínimo trayecto se hace muy largo). ¡Otra vez será!!! (Es una buena excusa para volver ¿verdad?).

Como dije nos alojamos en el Venetian y la verdad que fue una pasada, la habitación era enorme (un baño de lujo con TV de pantalla plana –en total 3 en la habitación- , cama con dosel, estancia con sofá y escritorio….) y llevábamos un pack con desayuno incluido que te lo sirvían todo pijito en la habitación (como en las pelis). Nos permitimos este lujo porque al día siguiente era nuestro segundo aniversario de boda y no queríamos gastarnos dinero en cenas o regalos ¿Qué mejor regalo que este? Fue una oferta que nos envió el hotel (previamente te tienes que inscribir en su página para recibir ofertas).



Esa noche nos duchamos y rápido nos fuimos a comer al Buffet del Mirage (“Cravings Buffet”), mucho cuidado porque los Buffet y muchos restaurantes en USA cierran muy temprano (22:30), llegamos a las 22:20 y empezaron a retirar la comida 15 minutos después y un poco más y nos quitan la comida de los platos, menudo strés. No está mal, pero en relación calidad/precio un poco caro (53,94$ dos personas), o a lo mejor es que con las prisas no nos dio tiempo de cogerle el punto al sitio.

Esa noche vimos el espectáculo de fuentes del Bellagio y decidimos dar una vueltecilla a pie por los Hoteles más conocidos de la zona central de la Strip (avenida principal), como son el Mirage, Caesar, Bellagio, Flamingo, Paris y llegamos andando casi al MGM; una paliza, porque hay mucha gente y algunos tramos no los puedes hacer rectos por la cera (te hacen subir/bajar por escaleras mecánicas y pasillos). Me sorprendió porque no notamos el calor sofocante que esperábamos, no sé si hizo menos calor o es que como vivimos en Sevilla somos poco impresionables a ese respecto.



Al día siguiente, el de nuestro aniversario, decidimos que fuese de relax. Salimos del Venetian en coche, bajamos nuestra capota y fuimos dirección sur grabando con la cámara y tonteando un rato (pasamos por hoteles como el NY, Escalibur, Luxor, etc).



Una vez pasado el aeropuerto, a la derecha está Frys (tienda de electrónica grande muy conocida), pero los precios eran poco espectaculares. De ahí, más al sur (a la izquierda), fuimos a Las Vegas Outlet Center (7400 Las Vegas Boulevard South, Las Vegas, NV 89123), donde hay un montón de tiendas de marca (Nike, Adidas, Tommy…..) con ropa a muy buen precio. Si te metes en su web puedes imprimir cupones de descuento inscribiéndote (yo me ahorré un 25% en la tienda de Tommy gracias a esto). Comimos fideos chinos en un restaurante del outlet.

Al volver hacia el hotel desde el sur, al inicio de la Strip (Las Vegas Boulevard Sur), está el famoso letrero de bienvenida a Las Vegas, donde es de recibo pararse a hacerse una fotillo.



Esa tarde la pasamos en la piscina del Venetian y por la noche nos pusimos “vestiditos de domingo” y nos fuimos a vivir la noche. Vimos el espectáculo del volcán del Mirage y cenamos (esta vez más temprano) en el buffet del Bellagio, este nos gustó más (60 $ los dos). Como no pude ir a la zona antigua de Las Vegas, quería ir a un hotel más antigüillo y nos fuimos al Flamingo (todo es más “retro/recargado”) y pasamos un rato en el casino y buscando los famosos flamencos (esa noche la tendrían de descanso porque no los vimos por ningún lado y mira que los buscamos, “eah, que a la niña se le había antojado verlos”). Nos fuimos al Venetian y dimos un paseo por los canales y la plaza de San Marcos (es cierto que el cielo parece totalmente de verdad) y de aquí nos fuimos al casino. Con la reserva teníamos también incluido una tarjeta de 25 $ para gastarlos en tragaperras. Nos lo pasamos pipa dándole a las palancas de las máquinas, e incluso ganamos 15$. Recordar que cuando estás jugando te sirven bebidas gratis (sólo hay que darle propinilla a la camarera), por cierto ¡menudas faldas cortitas que llevaban las camareras! (eso seguro que para alguno será un dato muy importante).

Las Vegas, siendo francos, nos defraudó un poco, no deja de ser una ciudad totalmente artificial. La verdad es que es algo tan diferente que merece la pena conocerlo, pero, respetando las opiniones de los demás, a nosotros no nos fascinó.

Al día siguiente nos levantamos a las 7:30 am, antes de irnos de Las Vegas queríamos ir a un gran supermercado americano, nos hacía ilusión ver uno con los productos que salen en las películas. Alice, la señora del B&B de Tropic, nos recomendó el Walmart (hay muchos, en la recepción del hotel nos dieron las direcciones) para comprar un Mattress Pad (es como un edredón/ cubrecolchón que tienen muchas camas en USA y se duerme superblandito –como si estuvieses descansando entre algodones-, nos costó 40$ pero los había a 18$), aprovechamos y compramos agua (6 litros para atravesar Death Valley, lo recomiendan todas las guías y os aseguro que es necesario –ya lo entenderéis cuando leáis mi siguiente etapa-) y compramos una bandeja enorme de fruta pelada (8$) porque era lo que nos apetecía almorzar ese día tras los excesos de días anteriores. Así que tras repostar, nos encaminamos al temido Valle de la Muerte (llevar el depósito bien lleno, allí hay pocas gasolineras y carísimas), nombre totalmente merecido……


Etapa 7: El Valle de la Muerte

Hay distintas rutas para atravesar el Death Valley Nacional Park, nosotros lo hicimos partiendo desde Las Vegas por la carretera 160 (Blue Diamond Road) hasta Pahrump, que es un pueblo en medio del desierto, grande pero muy destartalado, dentro de este pueblo tienes que coger una avenida a la izquierda, Bella Vista Ave (aquí el GPS no sé porque nos dio un montón de vueltas, es una avenida pero con casas y ranchos desperdigados unos de otros) y esta misma avenida se continua con la carretera Ash Meadows (es una carretera secundaria pero está en buen estado), de aquí llegas a Death Valley Junction donde coges la carretera 190 (que es la que cruza todo el parque de Este a Oeste).

Alguna información sobre este valle: “Situado a poco más de 130 millas al noroeste de Las Vegas, el valle de la Muerte, uno de los surcos más profundos del hemisferio norte, se hunde a 86 m bajo el nivel del mar. Es un parque nacional inmenso: con 7700 km2, sólo le supera el de Yellowstone en cuanto a superficie. Su siniestro nombre viene de la frase pronunciada por un pionero superviviente, expresando el reconocimiento de los mormones: «Gracias a Dios, hemos salido de este valle de la muerte». Otros no tuvieron tanta suerte y, durante la fiebre del oro, una gran cantidad de exploradores (los Fortyniners), de camino hacia California, perdieron aquí algo más que el camino. Algunos descubrieron filones de oro (pocos) y de plata (algunos más). Pero, finalmente, lo más rentable resultó ser la explotación del bórax, un mineral de menor valor.

Entre los angostos flancos del valle, el sol es abrasador. Es el país del pavor, donde la temperatura, en verano, supera constantemente los 40°C a la sombra (aunque, por desgracia, apenas hay sombra). iSe puede freír un huevo en el capó del coche! El año 1913 fue propicio para los récords: se registraron en el mismo año la temperatura más alta (57°C) Y la más baja (-9 ºC). En el verano de 1994 ¡hizo más de 49°C durante 31 días seguidos! Pero no pintemos las cosas tan negras: pues claro que llueve en el valle ... ¡3 o 4 cm3 al año!

El paisaje, grandioso y lunar a la vez, ofrece el espectáculo de una región abrasada por el sol, pero de una increíble diversidad: montañas y mares de sal, cañones y cactus, palmerales y dunas de arena, cráteres y fenómenos geológicos ... No olvidéis que las rocas se colorean al amanecer y cuando se pone el sol; además, a esas horas el calor ya no es tan asfixiante. Resulta difícil de creer, puesto que raras veces se deja ver, pero este desierto está poblado por una fauna rica: linces, coyotes, muflones, serpientes, pumas y el roadrunner, el pájaro «bip bip» de los dibujos animados. Consejos: la humedad del aire es casi nula, y al volante de un coche sin aire acondicionado podéis perder en transpiración más de un litro de agua por hora. Por este motivo, es prudente llevar siempre reservas de agua: cuatro litros por persona por lo menos. Absolutamente imposible atravesar el Death Valley haciendo autostop ... A excepción de las pistas más concurridas, manteneos siempre en las carreteras asfaltadas. Si sufrís una avería, no abandonéis en ningún caso vuestro vehículo; tarde o temprano, pasará algún coche que podrá auxiliaras. Todos estos consejos, prodigados por la oficina de turismo, no deben tomarse a la ligera: los avisos de gente desaparecida en muchos centros de información producen escalofríos (un juego de palabras un poco facilón ... ). Atención: la travesía es muy dura para el motor del coche. Verificad sobre todo el estado del radiador y no calentéis demasiado el vehículo (desconectad el aire acondicionado de vez en cuando). A lo largo de toda la travesía del Death Valley, encontraréis depósitos de agua para el radiador del coche (radiator water only).”

Os pongo el mapa con las visitas que nosotros realizamos:



El primer punto que visitamos fue Dantes View, cuyo desvío está a 29 Km de Death Valley Junction, desde aquí tienes que coger una carretera 21Km en ascenso, el último kilómetro es una subida del 14% (se hace dura para el coche). Dantes View es un promontorio (1669m) donde se tiene una vista absolutamente espectacular de todo el valle.



Puedes apreciar la colección de sal en el fondo del valle y la pequeña carretera que posteriormente tú recorrerás. Hace mucho calor, pero soportable y pensamos “bab!! que exageradas son las guías con lo del calor aquí”, y es que aún no habíamos llegado a lo peor…. Después de ver el lugar, tienes que hacer otra vez los 21km de vuelta por la misma carretera para continuar por la 190, pero merece totalmente la pena esta inversión en tiempo, sorprende de este viaje las distintas formas de paisaje que contemplas y este valle, aunque no sea verde y florido, llama la atención por lo diferente.

De aquí nos fuimos hasta nuestra parada numero dos que está en la misma carretera 190, Zabriskie Point. Famoso por la película de Antonioni que lleva el mismo nombre. Es otro promontorio desde el que se contempla otro fenómeno geológico curioso del parque, que es la vista de unas colinas labradas por la fuerza conjunta de los elementos. Hay distintas tonalidades de colinas (amarillas, naranjas, negras, rojizas….), que de día se aprecian pero por lo visto son espectaculares al amanecer.



Aquí es donde empiezas a notar el verdadero calor sofocante de el que tanto se habla ¡Que calor!

Sigues por la 190 y antes de llegar a Furnace Creek (donde está el Centro de Visitantes), coges el desvío de la carretera (178) que te lleva a Badwater Basin (la misma carretera que antes contemplábamos desde la cima de Dantes View). Esta carretera transcurre por el fondo del valle, atravesando un residuo salado de lo que fue en otro tiempo un enorme lago que ocupaba el valle.

Por esta carretera puedes ver otros puntos interesantes (nosotros no los hicimos por falta de tiempo):
-Trail Golden Canyon de 2,5 Km para ver formaciones rocosas.
-Artist Drive es una ruta de 15 km en sentido único en círculo (como veis en el mapa). Esta nos hubiese gustado hacerla porque en las guías se ven unas fotos muy chulas de la Artist Palete (paleta de los artistas), es una especie de anfiteatro donde los pigmentos minerales han dado a las piedras volcánicas una variedad de tonos que son un regalo para la vista.

Pues bien, por esa carretera a 27 Km de Furnace Creek está Badwater Basin. Es el punto más bajo de Estados Unidos, 86 m por debajo del nivel del mar. Se puede observar en esta foto que ha sido necesario escalar la roca de la ladera para instalar el cartel que indica la altura exacta del nivel del mar (sea level):



Badwater Basin, no es más que una charca de agua salada residuo de ese antiguo lago.



Hay zonas donde no hay agua y sólo queda sal sobre la que puedes andar.



Aquí sí que es verdad que hace un calor sofocante, en el poco tiempo que estuvimos se nos agrietaron los labios, y digo poco tiempo, porque cuando llevas un rato haciendo fotos aquí, por muy chulas que sean, llega un momento en que no puedes más y sólo tienes ganas de irte en el coche para poner el aire acondicionado. Es curioso en este paisaje desértico ver el agua y la sal.



Íbamos mal de tiempo, serían casi las 15h y nos quedaban 2 ó 3 horas para salir del Parque, así que mientras hacíamos de nuevo los mismos 27 Km para retomar la 190, nos comimos por el camino la fruta comprada (la llevábamos protegida con hielo) y decidimos no parar a descansar en Furnace Creek (aquí como digo está el centro de información y hay restaurantes para comer) ni en ningún otro punto más. Y es aquí donde empezó nuestra aventura. Como mi marido conducía la mayor parte del tiempo (que conste que íbamos a una velocidad prudente y encendiendo y apagando el aire como decían las guías), yo lo relevé pasada una hora. Al parar en la cuneta y yo coger el coche, éste empezó a hacer cosas raras (se revolucionaba, perdía fuerza y empezó a oler como a “caramelo quemado”), yo pensé que yo era la causante (no estoy acostumbrada al coche automático) y mi marido lo volvió a coger comprobando que no era yo, era el coche. Uff!! Aquí nos entró el agobio, ya habíamos visto un coche averiado en la cuneta, no pasaban muchos coches, el calor era sofocante….Y aquí fue donde pensamos “bueno, menos mal que hemos comprado los 6 litros de agua que recomendaban”. El coche no se calentó, simplemente se quedó sin fuerza y conseguimos salir del parque aminorando la marcha a 20-30 millas, apagando el aire y con las ventanillas abiertas. Os podéis imaginar…., tardamos más en salir, estábamos agotados y pensando que el nombre del valle es totalmente merecido.

Llegamos a Lone Pine hambrientos, serían las 18h, paramos a comer en una pizzería llamada Pizza Factory (301 S Main St), las pizzas estaban buenas y el local estaba muy ambientado (estaban cenando muchos trabajadores que parece que salían del trabajo, nos llamó la atención porque todos comían ensalada y pensamos “que light”, pero que va, sólo era el primer plato, ya pensábamos que era muy raro). Lone Pine es un pueblo típico americano (de los de las películas), donde Hollywood gravó muchas películas del Oeste y lo tienen decorado para atraer al turismo y recordar esto.

Al salir de Lone Pine dirección Bishop, está Manzanar War Relocation Center. Nos interesan mucho los temas acerca de la Segunda Guerra Mundial (por eso cuando reunimos nuestro primer dinerillo el primer país que visitamos fue Polonia, un país precioso, donde existen muchas huellas de este fatídico conflicto). Bueno que me enrollo, Manzanar no son más que los restos de un antiguo campo de “reubicación” (“concentración”), donde los americanos recluyeron a 110000 japoneses durante la segunda guerra mundial. Hablamos de personas y familias civiles, americanos de ascendencia japonesa y japoneses residentes en USA (bueno, creo que esto lo dice todo, en los conflictos bélicos es difícil a veces delimitar quien son los buenos y quien los malos). Cierra a las 17:30 h por lo que no pudimos entrar y desde fuera sólo se ven como unas casetas y poco más.

Llegamos a Bishop, donde teníamos reservado el Motel Ramada, nos costó 58.4€, los había más baratos, pero reservamos este porque tenía piscina y pensamos que después del calor que sufriríamos ese día sería bueno, pero al final llegamos tan cansados que nos duchamos y no fuimos a la piscina (además Bishop está cerca de Sierra Nevada y la temperatura es fría, así que tampoco apetecía mucho). El hotel es correcto y tiene una cosa buena, un ordenador con internet gratuito, así como hielo, desayuno (normal pero con más variedad que en otros lugares). Dimos una vuelta por Bishop para tomar algo, eran las 21h y parecía un pueblo fantasma, no había nadie por la calle y los locales estaban vacíos; ya habíamos cenado, pero vuelvo a repetir lo de los horarios de USA para cenar (todo cierra temprano).


Etapa 8: Yosemite

Nos levantamos temprano de nuevo, el hotel de Bishop incluía el desayuno continental, pero nos habíamos enamorado del desayuno americano y lo que hicimos fue coger del hotel unas frutas y un par de bollitos con queso y guardarlos para el almuerzo.

Pensamos que Bishop estaría más cerca de Yosemite y en realidad de este pueblo al Paso Tioga hay casi 2 horillas.

Como digo queríamos desayunar fuerte y en Mammoth Lakes (a 60 km de Bishop) paramos a desayunar en un lugar que recomendaba Lamiri en su diario y resultó ser totalmente genial:



The Store Country Cookin, 644 Old Mammoth Road. Había un montón de gente del pueblo desayunando (el pueblo es un típico pueblo de montaña muy bonito) y un ambientazo genial. Desayunamos a lo grande: huevos (eggs well done), patatas asadas, bacon, café, zumo, tostadas con mantequilla y una mermelada natural buenísima (26 Dolares los dos).

El GPS nos lió un poco para salir del pueblo (por cierto, aquí nos pasó algo curioso, nos perdimos y fuimos a para a un sitio muy solitario, vimos un deportivo parado y fuimos hacia allí para preguntar como se salía de ese lugar y había un chico dentro llorando como una magdalena, nos dio un poco de palo y lo dejamos allí tranquilo con sus problemas) y cuando lo conseguimos retomamos la 395. Antes de llegar a Lee Vining tienes que soltar esta carretera y coger la 120 (que es la que entra por el Paso Tioga atravesando todo Yosemite). Como veréis en el mapa de más abajo, justo antes de este desvío si miras hacia la derecha ves de lejos el lago Mono (tiene 700000 años y es uno de los más antiguos de Norte America) y si te fijas aún mejor verás las típicas formaciones calcáreas que salen de él (en la foto señalo con flechas rojas el lago y las formaciones, que como digo se ven a lo lejos desde la carretera) y son las que lo caracterizan (son su belleza pero su gran drama, porque cada vez están saliendo más a la luz significando esto que el nivel del lago está bajando debido a que el lago suministra agua a la ciudad de Los Ángeles). Si hubiésemos tenido más tiempo nos hubiésemos acercado a sus orillas, ya que dicen que es bonito ver el agua con las islas calcáreas en medio y como telón de fondo las blancas cumbres de Sierra Nevada.



El Paso Tioga es muy bonito (aunque sinceramente, me lo esperaba más espectacular) y aunque fuimos en agosto aún conserva áreas de nieve en altitud y una zona de lagos preciosa. Tened cuidado y preguntad si está abierto, sé que este año ha cerrado antes de lo esperado y a finales de septiembre/principios de octubre ya estaba cerrado; si llegáis aquí y os lo encontráis cerrado os supone una vuelta de pesadilla (por lo menos 8 horas).

Pues bien, nosotros lo encontramos abierto, pero un poco más adelante, en el puesto de los Rangers de la entrada del Parque nos dieron la mala noticia que nos hizo cambiar todos nuestros planes. Había un incendio dentro del parque.

Nuestra idea era ver ese día por este orden: Parar por el camino en el Lago Tenaya y el Olmsted Point (desde donde se divisa el Half Dome), bajar del tirón hasta Mariposa Grove en el sur (para ver las secuoyas gigantes) y volver hacia el norte para ver anochecer desde Glaciar Point y dormir en Curry Village. No se si el plan era muy ambicioso pero nuestra prioridad era Mariposa Grove y Glaciar Point si no daba tiempo lo hubiésemos dejado para el día siguiente que teníamos pensado pasarlo también en el parque por la mañana.



El problema del fuego venía porque estaba en la carretera Big Oak Flat Rd, es decir en la carretera de dentro del parque (que aparece tachada en el mapa que pongo más arriba) que va a Yosemite Village (donde están la mayoría de los alojamientos de dentro del parque, el nuestro también) y da a el enlace con la carretera Wawona Road (carretera 41) que va al sur (a Mariposa Grove, el bosque de secuoyas). ¿Qué significaba esto? Que podíamos atravesar el parque por la 120 y ver los puntos de interés de esta zona pero que para entrar en las zonas más bonitas del parque había que dar una vuelta de 3 ó 4 horas (salir por la 120 atravesar unas carreteras de montaña de aupa! y entrar por la carretera de Mariposa y el Portal), pensamos en anular la reserva que teníamos hecha dentro del parque y tirar para San Francisco, pero un Ranger muy simpático del Centro de Información (que hablaba un perfecto español) nos hizo cambiar de idea y decidimos tomárnoslo todo con calma, sin estrés y al menos disfrutar de lo poco que pudiésemos ver, desde el principio descartamos ver Mariposa Grove (otra vez será) y dejar Glaciar Point para el día siguiente (os adelanto, al día siguiente tampoco pudo ser y otra cosa más dejada para otra ocasión).

Pués así quedó nuestro plan de visita a Yosemite (puntos anotados en el mapa de más arriba) que nos ayudó a hacer este simpático Ranger:

1.-Visita al Lago Tenaya:



Aquí entre los retrasos en la entrada por la cola que había para explicar la vía alternativa por el fuego, la visita al Centro de Visitantes y todo este jaleo, llegamos tarde y como decidimos tomárnoslo con calma almorzamos nuestra fruta, mi marido se tendió en la playa para echar una siestecilla y yo me senté en un banco a escribir mi diario (en el que apunto chorraditas varias y del que ahora saco los recuerdos de todas mis impresiones del viaje) y observar los pájaros y la fauna de la zona. Salimos de allí pasadas las 14:30H.

2.-Olmsted Point: Es un sitio precioso para disparar la cámara en dirección al Half Dome que se ve de fondo y andar por los púlpitos de granito.

Atravesamos la carretera 120 que conforme te adentras más en el parque se hace preciosa (sinuosa y llena de vegetación a los lados).

3.-Tuolumne Grove: Esta es la alternativa que nos dio el ranger por no poder ver las secuoyas de Mariposa Grove. Los árboles son los mismos que en mariposa, pero aquí sólo hay un grupo de 5 ó 6 secuoyas (en mariposa hay mayor numero). Para verlas tienes que dejar el coche en el aparcamiento al lado de la carretera (allí hay un ejemplo del tamaño del tronco de la secuoya y te explica como era de grande cuando sucedieron distintos eventos de la historia del hombre, ejemplo en el imperio romano) y de allí parte un sendero por el que solo se escucha el canto de los págaros, de unos dos 2 km, que es sencillamente precioso:



Vas andando rodeado de vegetación y van saliéndote al paso animalejos como ardillas, pájaros azules, etc. (íbamos un poco pendientes por si veíamos osos, pero menos mal que no los vimos porque con lo solitario y tranquilo que estaba aquello nos habría dado un sustillo de los importantes). Como dugo, solo se escuchaba el sonido de la naturaleza y de nuestras risas. Decir que el paseo es un poco cuesta abajo (bajar perfecto, subir más durillo, pero nada especial). En la zona vas buscando las secuoyas, estos son unos cuantos ejemplos:





Aquí empezó lo duro, salir del parque y dar un enorme rodeo por carreteras de montaña que daban un yuyo que no veas (3 horas de rodeo). Os escaneo (más que nada por tenerlo yo anotado como recuerdo), el mapa improvisado del desvío por el fuego que los rangers te entregaban, como veis es totalmente artesanal y la vuelta que tuvimos que dar es impresionante (como digo no sólo por los km sino por el tipo de carretera y los precipicios).



Consejo: Mucha gente se queda en Mariposa (oeste fuera del parque) a dormir, yo esto sólo lo haría si viniese de San Francisco (y tuviese que dormir antes de entrar en el parque, como yo lo hice en Bishop), nunca lo haría si viniese desde el este (la dirección que yo llevaba), porque salir del parque para dormir y después entrar es una pesadilla (carreteras estrechas y con precipicios), lo mejor es dormir dentro del Parque. A mi, aunque tenía el alojamiento dentro, no me quedó más remedio que pasar por estas carreteras por el fuego.

Aunque tuvimos que dar esta enorme vuelta, para nada me arrepiento de haber decidido seguir con nuestra reserva dentro del parque. Fue duro llegar, pero la entrada por El Portal (carretera 140, flecha morada de confección casera en el mapa de arriba) era preciosa (no me gustan las alturas y hay algunos precipicios, pero el río Merced fluye justo al lado y te acompaña parte del camino lo cual lo hace precioso). Reservamos en Curry Village, en abril y ya no quedaban cabañas de madera, aquí se hablaba regular de las cabañas de lona, pero después de leer muchos comentarios tenía claro que quería dormir dentro del parque, así que me arriesgué y reservé las de lona y no me arrepiento, me encantó la experiencia y las cabañas (no se si será que nosotros no somos muy delicados), pero nosotros las vimos aceptables (sabanas y toallas limpias y ningún lujo más), llegamos de noche y no nos dimos cuenta en realidad de lo alucinante que era hasta por la mañana.



Por la noche llegamos a nuestra cabaña y a la chica se le había olvidado darnos la llave, así que mi marido me dejó con la maleta y las bolsas en la puerta y fue a por ella (por cierto, tenéis que llevar una linterna, por las callecitas hay poca luz), cuando estaba esperando veo de repente que algo está alrededor de la bolsa y pensé ¿un gato?, pero al momento pensé ¿un gato en un bosque? y entonces afino la vista y veo una enorme cola de rayas ¡era un mapache justo a mi lado!, ¡nunca había visto uno! Después nos fuimos rápido a cenar a los restaurantes del Curry Village (a las 10 cierran todo), a una pizzería (pizza y bebidas 21 dólares); y nos acordamos que no habíamos metido unas galletas y el pan que traíamos en las taquillas especiales que hay en las cabañas contra apertura de osos (al hacer el checkin te ponen un video de cómo los osos arrancan las puertas de los coches y se meten dentro a comer la comida y que la huelen a un montón de km), total que otra vez a mi marido le tocó volver y me quedé sola en unos bancos de madera en una terraza con las pizzas y ahí confieso que me asusté un poco, se acercaron 5 mapaches a mi lado y no daba abasto para coger las pizzas y cambiarme de sitio (no tienen miedo a los humanos y se acercan un montón para comerse las sobras, por cierto el dar de comer a los animales está multado con un montón de pelas).

Al otro día, nos levantamos temprano en el Curry Village de Yosemite. Como digo, el día anterior llegamos de noche y por la mañana es cuando realmente puedes apreciar donde estás y por lo que realmente no nos arrepentimos de haber dado tanta vuelta el día anterior. Te despiertas con olor a pino envolviéndote, sales de la caseta y estás rodeada de pinos altos, alrededor hay inmensos paredones de piedra, cantan los pájaros y las ardillas cruzan por el sendero. Las casetas no son gran cosa pero lo que te rodea es muy bonito.



Vamos a asearnos y a desayunar y en el sendero nos sorprende un enorme ciervo con cuernos (tenía los cuernos como de terciopelo) comiendo hojas de un árbol tranquilamente, nos acercamos, nos hacemos fotos y él tan campante.



Recogemos las cosas y nos dirigimos a ver el famoso Valle de Yosemite (ejemplo de valle glacial) en los puntos que más recomiendan para admirarlo:
-Valle View, para mí el sitio donde se hacen las fotos más bonitas del parque, con el río Merced y el Valle de fondo.



-De aquí y por el camino hacia Glaciar Point (que nos dicen que está a una hora), tenemos que pasar por el famoso túnel de la carretera que va hacia Wawona, antes de entrar en el túnel (si vas dirección sur), hay un mirador y es desde donde se hace la típica foto con El Capitán a un lado, las Bridalveis Falls al otro y de fondo el Half Dome.



Atravesamos el túnel dirección al Glaciar Point pero cada vez estaba todo más lleno de humo, y de repente empezamos a ver las llamas del bosque ardiendo, así que reorganizamos los planes y desistimos de la idea de ir a Glaciar Point, porque pensamos que con tanto humo apenas íbamos a tener vistas desde allí (que es para lo que se sube) y siendo sinceros, nos asustamos un poco, los rangers daban mucha seguridad en cuanto a lo del fuego, pero cuando sabes que el fuego lleva dos días ,ves las llamas tan altas, un montón de helicópteros, humo, piensas que sólo hay una carretera (como la corten ¿por donde sales?) y nunca se sabe si el viento puede cambiar…….Después de pensar en todos estos inconvenientes no nos hicimos los valientes y dimos la vuelta y nos fuimos para San Francisco y no nos arrepentimos porque llegamos con el tiempo justo. Foto del fuego y el humo:



Al salir del mismo túnel pero cuando vienes desde el sur hay otro vista point en ese sentido de la carretera (las fotos son parecidas desde ambos lados).

Como seguía cortada la carretera de Big Oak que es la que engarza con la 120 para San Francisco, pues tuvimos que dar otra vueltecita, salimos por la carretera que entramos el día anterior (la 140 que va a Mariposa) y de aquí a Merced, donde cogimos la 99 hasta Manteca, donde engarzamos con la 120. Otro retraso importante y aquí fue donde nos pasó el altercado que poco más y no lo contamos. La 99 es una autovía súper transitada, tiene 4 y en algunos tramos 5 carriles, los coches iban muy rápido y te adelantaban por la derecha estando carriles libres a la izquierda; pues bien, conducía yo y de repente veo por el espejo retrovisor un pick up azul que me iba a adelantar por la izquierda totalmente fuera de control derrapando y que se me venía encima, mi marido gritó acelera y ya esperábamos el golpe por algún lado cuando por el espejo vemos que el pick up arrasa con el coche que venía detrás nuestra y lo estampa hacía la mediana y con los camiones que venían detrás. Fue un choque a partir de aquí en cadena, jamás había visto algo así, nos libramos de milagro y después nos temblaba todo el cuerpo. La verdad, es que en todos los sitios la gente conducía prudentemente, hasta en Los Ángeles fue todo genial, pero esta autovía era tremenda (deciros que por esta autovía no se pasa, nosotros lo hicimos por culpa del desvío del incendio, así que no os preocupéis).

Llegamos a San Francisco (con el susto lo hicimos del tirón y no paramos ni para comer), cruzamos el puente de Oakland (Bay Bridge) con la canción de San Francisco de Scott Mckenzie y tomamos rumbo a Twin Peaks.


Etapa 9: SAN FRANCISCO (Twin Peaks, North Beach, Chinatown)

San Francisco fue la parte del viaje que más me curré, utilizando varias guías e informaciones varias realicé un Word con toda la información extraida, mapas e itinerarios. Así que a la hora de narraroslo os pondré datos de vivencias mías e información sobre el lugar que previamente yo llevaba en mi chuletilla (en letra cursiva). Aquí os dejo una introducción.



"SAN FRANCISCO: A medio camino entre el sueño y la vigilia, mascotas disfrazadas desfilan entre casas victorianas de colores, un profeta callejero recita poesía con un megáfono y los skaters (patinadores) se detienen a contemplar un puente rojizo que se alza entre la niebla. Este paisaje de ensueño es una ciudad llamada San Francisco, la puerta entre el Este y el Oeste, donde la realidad supera a la ficción.
¿Qué pasa cuando se exceden los límites?
Esto. Las drogas psicotrópicas, las nuevas tecnologías, la liberación gay, las empresas verdes, la libertad de expresión y la experimentación culinaria hace tiempo que están de moda en San Francisco. La ciudad, que no teme a la ruina, ha perdido fortunas con la Fiebre del Oro y la caída de Internet, sin mencionar terremotos o incendios, pero jamás abandonó su espíritu descarado. Quitarse la camiseta es el pasatiempo local en la carrera Bay to Breakers, el Desfile del Orgullo Gay y los domingos nudistas al norte de Baker Beach. No hay lugar para la timidez: entre excéntricos de toda clase, nadie se fijará en las marcas del bronceado. Adiós inhibiciones. Hola San Francisco.
Historia:
Ostras o bellotas hubieran sido la cena habitual en el asentamiento Ohlone bajo el dominio mexicano de San Francisco en 1847, pero un año y un filón de oro más tarde, la cerveza y el bistec eran el menú del día. En 1849, el oro de la cercana Sierra Nevada había convertido una villa costera de 800 personas en una ciudad portuaria de 124.000 prospectores, jugadores, estafadores, prostitutas y gente honrada tratando de llevar una vida íntegra, difícil de diferenciados entre sí.
En 1850, California había dejado de ser mexicana y quería convertirse en estado de EE UU, cosa que a San Francisco le suponía un problema; tenía que poner orden en los 200 salones, incontables burdeles y salas de juego. Cuando Australia sació el mercado con oro en 1854, cundió el pánico. Los ciudadanos volcaron su ira en la comunidad china, que, entre 1877 y 1945, se vio obligada a vivir y trabajar en Chinatown por leyes antichinas y disturbios raciales. Su única forma de saldar deudas era construir ferrocarriles para los capitalistas sin escrúpulos que montaron imperios del ocio con dinamita y madera más allá de los antros de placer del muelle.
Pero las nobles ambiciones y los más de 20 teatros se desmoronaron en 1906 con el terremoto y el incendio que mató a 3.000 personas, dejó a otras 124.000 sin hogar y redujo la ciudad a cenizas. Los actores y las divas de la ópera actuaron gratis entre las ruinas, reviviendo una tradición artística que hoy continúa vigente. Los ambiciosos proyectos públicos continuaron en los años treinta, con Diego Rivera, Frida Kahlo y los muralistas que inauguraron la tradición pictórica de izquierdas visible en más de 250 murales de Misión.
La Segunda Guerra Mundial trajo cambios radicales: las mujeres y los afroamericanos que trabajaban en las dársenas levantaron la economía. El Decreto Ejecutivo 9.066 del presidente Roosevelt mandó internar a la comunidad japonesa de la ciudad. La subsiguiente batalla legal de 40 años culminó en una disculpa oficial sin precedentes. San Francisco se convirtió en el campo de pruebas de los derechos civiles y la libertad de expresión cuando el poeta beat Lawrence Ferlinghetti y su librería City Lights consiguieron la abolición de la prohibición de libros en 1957, y publicaron el espléndido e incendiario Howl de Allen Ginsberg.
La Agencia Central de Inteligencia (CIA) esperaba que una droga experimental llamada LSD convirtiera al sujeto Ken Kesey en la máquina de luchar definitiva; en lugar de eso, el autor de Alguien volo sobre el nido del cuco lo mezcló con un refresco y dio inicio a los psicodélicos años sesenta. El Verano del Amor trajo comida, amor libre y música a Haight; una orgullosa comunidad gay a Castro; y llevó la cocina californiana natural a los paladares de toda la nación.
Los años ochenta produjeron grandes ganancias en bolsa y grandes pérdidas por el SIDA. La ciudad salió de la crisis a principios de los noventa convirtiéndose en un modelo en el tratamiento y la prevención de la enfermedad. Mientras otras ciudades californianas echaban a los vagabundos cerrando clínicas y prohibiendo sentarse en las aceras, San Francisco acogía a veteranos del Vietnam sin hogar, a fugitivos y a adictos para reparar sus vidas.
Los artistas cyberpunk de SF introdujeron ideas salvajes en Silicon Valley en los noventa, impulsando la burbuja tecnológica que estalló en el 2000, tras sustituir a numerosos creativos tatuados por capitalistas trajeados. Pero los alquileres y las esperanzas no llegaron a decaer y los bohemios de San Francisco se aferran a sus contratos de alquiler mientras los precios siguen subiendo, la web 2.0 despega y comienza el auge de la biotecnología. San Francisco está a punto para su próxima aventura."


Como digo, esa misma tarde llegamos un poco antes de las 17 horas a Twin Peaks (al oeste de Misión pasado Castro).

Dirección GPS ( 37º45'18.02" N 122º26'50.58" O), yo no usé esta dirección, sino que puse en el GPS la Avenida Cesar Chavez y después Twin Peaks Summit, y así llegué a este lugar.



Twin Peaks son dos colinas gemelas, con una altura de 300m, se alzan en el centro geográfico de la ciudad y por sus formas generosas los españoles las llamaron “pechos de la chola (india)”. El camino hacia ellas es bonito porque empiezas a subir y bajar ya las típicas cuestas de San Francisco y a ver las casas estilo victoriano de colores. Las colinas en sí están en estado salvaje y son un “pedacito de campo en la ciudad”, no tienen pérdida porque hay unas grandes antenas que se ven desde casi todos los puntos de la ciudad. Al llegar allí las vistas nos impresionan, el día estaba buenísimo (hace mucho calor) y el cielo está muy despejado (cosa rara en San Francisco).

Es un sitio perfecto para ver San Francisco por primera vez, porque te haces una idea perfecta de toda la ciudad.

"Orientación: Esa lengua de tierra que se adentra en el Pacífico y se burla del resto del país es San Francisco. Esta ciudad de 11,2 km cuadrados se extiende como una parrilla, pero su calle principal, Market St, la cruza en diagonal. Al sur de Market se encuentran los almacenes, galerías y el hedonismo rampante de South of Market (SoMa) y al norte de Market está el trajeado Financial District (FiDi), que sostiene al loro de North Beach sobre sus hombros. De aquí al océano el paisaje se torna cada vez más raro y salvaje. La decoración pasa de la imitación de la Toscana de North Beach a Chinatown con sus pagodas exuberantes a lo largo de Columbus St, que apunta al norte hacia los leones marinos tendidos en Fisherman's Wharf. Al oeste, una pendiente baja desde la descarada North Hill y Russian Hill a través del centro comercial y de ocio de Union Square hasta abajo del todo, a los callejones sórdidos de Tenderloin (es lo que javiveras recomienda como barrio chungo, no ir). Junto a la mugre del 'Loin, yacen las grandes ambiciones del Civic Center y la línea divisoria este/oeste de Van Ness Ave., si uno sigue esta calle hacia el sur, y ve paradas de tacos y grafitos, sabe que ha llegado a la vibrante Mission. Más al oeste está el descarado, bello y gay Castro; y al norte de Castro, las extrañas banderas ondean alto en el hippie Haight. Más al norte está el barrio adinerado de Pacific Heights, y más allá los yates de Marina donde todo el mundo es rubio. Hacia el oeste, los barrios de Richmond y Sunset flanquean el Golden Gate Park, donde la ciudad regresa a su estado natural."

Desde allí tienes una vista de 180º de las cosas más bonitas de la ciudad, de izquierda a derecha tenemos:

Golden Gate Bridge



La bahía con Alcatraz



La ciudad con la calle Market dividiéndola (se aprecia la bandera gay multicolor en la esquina con Castro)





El puente de Oakland



Ponemos rumbo al hotel en North Beach, San Remo (tan nombrado en el foro) en el número 2237 de Mason Street (http://www.sanremohotel.com/) y no nos decepciona. Es todo de madera, las habitaciones son muy pequeñitas, todo amueblado estilo principios de siglo (que es de cuando es el hotel), parece que es una casa de muñecas y nos gusta. Como sabemos no tiene baño en las habitaciones (nuestra habitación sí es de las que tiene lavabo), pero todo está muy limpio y hay un ambiente muy bohemio (gente joven, mayor, lectores en los pasillos…). Nos registramos y soltamos las cosas rápidamente porque teníamos que entregar el coche en la calle O´farrel antes de las 19:30. Por cierto la recepcionista es muy simpática, nos da mucha información y nos dice que es uno de los días más calurosos en mucho tiempo (hacía un calor bochornoso, pero en los días sucesivos descubrimos el verdadero clima de San Francisco).

Devolvimos el coche sin problemas, fuimos al Visitor Center a comprar el Muni pass, este Centro de información turística está en la Hallidie Plaza, esquina Market y Powell St (esta plaza está como a un nivel más bajo de la calle y hay que bajar por una escalera mecánica), pero estaba cerrado, por lo que no nos dieron información, pero el Muni pass o pase de transporte público lo puedes comprar en el kiosco que hay al lado. Pensábamos comprarnos el pase de 7 dias (sólo lo hay de 1, 3 y 7días, no de 5 que era el que queríamos) y tuvimos la gran suerte de que una pareja de orientales mientras estábamos en la cola nos regalaron sus pases a los que les quedaban válidos día y medio (ellos ya se iban), así que sólo tuvimos que comprar el de 3 días. Teníamos pensado montar en el tranvía, pero empezamos el [b]itinerario a pie[/b] que teníamos preparado para el día siguiente (para adelantar algo). Este itinerario (lo pongo más abajo) lo saqué de las guías y lo he ido ampliando con comentarios de aquí del foro. Esa tarde sólo hicimos el itinerario por Chinatown hasta el paso 10, donde lo retomamos al otro día por la mañana, si lo hacéis, recomiendo hacer esta primera parte por la mañana y en día laborable que es cuando Chinatown y sobre todo Stockton St está en su máximo apogeo, con mercados y chinos por todos lados, en la tarde-noche decae y nosotros ese día no nos atrevimos a meternos por los estrechos callejones de noche(el último día dimos una vuelta por el barrio por la mañana, además era laborable y no había color en comparación con la tarde).



Nos pareció un detalle curioso ver los carteles del barrio escritos en inglés, chino y español; esto demuestra la diversidad cultural de la ciudad.



Cenamos muy bien en el restaurante The House of Nanking (919 Kearny St) (35$ dos cervezas y dos platos). Eso sí, recordar que la comida china en USA en más picante (preguntar al camarero). Gracias a Pepa35 y PYC por recomendarme este sitio, lo reconoceréis porque en la puerta hay una cola enorme.

Después fuimos paseando hasta el hotel por Columbus Ave, esa zona es North Beach (barrio italiano), por lo que hay muchos italianos y como era viernes mucho ambiente y locales donde tocaban jazz.

"NORTH BEACH: Los loros y la poesía enrarecen el aire de North Beach, o quizás sea el aroma del café y la pizza. Los escritores beat Jack Kerouac, Allen Ginsberg y Lawrence Ferlinghetti convirtieron el barrio italiano en un campo de pruebas para el espíritu libre y la libertad de expresión en la década de 1950, y los loros fugitivos que han anidado aquí le dan un aspecto de jungla urbana. Pero algunas cosas no han cambiado: en los cafés y pizzerías de Columbus todavía se oye hablar italiano.

Para disfrutar de una panorámica de 360 o y los soberbios murales de la década de 1930, hay que subir las escaleras de Filbert Street hasta Coit Tower (telf. 415-362-0808; entrada libre, ascensor adultos 3,75 USS; ~ 10.00-18.30).

North Beach sigue siendo uno de los barrios más populares de San Francisco, a pesar del aumento del precio del alojamiento y la desaparición progresiva de los habitantes que le aportaban todo el interés -artistas y escritores-. North Beach reclama alto y fuerte la herencia de esta bohemia tanto en los rótulos de las tascas como en los de los hoteles o restaurantes elegantes. Todavía es agradable vagar por las aceras de Columbus, Broadway y Grant -donde se puede rebuscar por tiendas de segunda mano, discos y auténtica ropa de los años cincuenta-, que rodean la WASHINGTON SQUARE, dominada por la imponente CHURCH OF SAINTS PETER AND PAUL (1922). CAFETERÍAS E INTELECTUALES. Las cafeterías sirven café solo a la italiana y a veces tienen terrazas donde todavía se puede ver algún poeta garabateando en un cuaderno, o, como en el GRECO, en Columbus, a algún escritor moderno trabajando en su obra con un ordenador portátil. Recordamos entonces que la Beat Generation estableció su cuartel general en salas llenas de humo lo más cerca posible de la legendaria librería City Lights. El café más famoso sigue siendo el VESUVIO, justo al lado de la librería, en Jack Kerouac Street.

CHINATOWN: El atractivo de San Francisco reside todavía, en gran parte, en su ciudad china. Reducida durante decenios a unas cuantas manzanas, desde hace unos veinte años ha ido extendiéndose cada vez más hasta el punto de ganar terreno al barrio italiano de North Beach. Aunque en otro tiempo se encerraba en sí misma, Chinatown ha sabido abrirse al mundo exterior sin perder nada de su carácter original ni de su actividad popular. Su historia se remonta a mediados del siglo XIX. Decenas de miles de chinos que huyen de su país, devastado por la hambruna y las revoluciones, se hacen buscadores de oro y se van a trabajar a las minas de Gold Country mientras otros son empleados en la construcción del ferrocarril. La mayoría acaba por instalarse en California, en los pequeños pueblos de la llanura de Fresno, y sobre todo en San Francisco.

Se especializan en infinidad de pequeños oficios, como lavanderías, que todavía hoy regenta esta comunidad en su mayoría. Los chinos traen consigo sus tradiciones culinarias y medicinales, así como sus valores religiosos y familiares. La expansión del budismo en la zona no es ajena a su presencia.

Asia en pleno corazón de América. Aquí no se visitan lugares, se viene a respirar el ambiente y siempre a pie. Visitar sus restaurantes, es preferible dar prioridad a los frecuentados por los habitantes del barrio.

BARRIO TURÍSTICO: CIRCUITO A PIE: Conviene caminar levantando los ojos hacia la engalanada decoración de los tejados y balcones, por encima de los rótulos convencionales (la comunidad china cuida con cariño estos recuerdos de su país).

1: El circuito a pie se inicia en A.Chinatown's Dragon Gate ( Grant Ave at Bush St), por aquí se accede a este Estado dentro del Estado por Chinatown Gate, erigida en 1969 en Grant Avenue, esquina con Bush Street. El nombre de Grant se debe, como en otras muchas calles de la ciudad, a un presidente de Estados Unidos. En los años treinta, los comerciantes de Chinatown lucharon por acabar con los burdeles y los fumaderos de opio, y le dieron a la Grant Avenue el aspecto característico de hoy. El turismo se ha adueñado de esta parte de Chinatown hasta tal punto que no se encuentran más que baratijas sin interés que además son vendidas por suramericanos.
-Sigue hacia el norte una manzana, y, pasadas las farolas déco y las tiendas de baratijas de Grant St, tuerce a la derecha en Pine St. A la izquierda está el Old St Mary's Park (2).

2: B.Old St Mary's Park: Aquí se alzaba un famoso burdel destruido en el incendio de 1906. Ahora es territorio de los skaters (patinadores) y de la estatua de 1929 del líder revolucionario Sun Yat-sen de Beniamino Bufano.
-Hay que volver hasta Grant St y seguir una manzana más.

2b: El primer edificio importante que se ve es C.Old St Mary's Church, en el centro de una plaza. Construido en 1853, puede que este edificio católico sorprenda en este contexto, pero una buena parte de la población se ha convertido al cristianismo. No obstante, no faltan los templos dedicados a diversas corrientes espirituales orientales.
-Ir una manzana más allá de Old St Mary's Church y girar a la izquierda en Sacramento, y luego a la derecha, para hallar el Waverly Place (3).

3: D.Waverly Place con sus balcones abanderados.

4: Uno puede visitar en esta misma plaza el E.Tien Hou Temple (125 Waverly Place, 4ª planta; gratis, se agradecen donaciones; ~ horario flexible), el primer lugar de culto chino creado en Estados Unidos, recibe al viajero, a quien la diosa de los Siete Mares, genio tutelar, tomará bajo su protección. La visita a los templos constituye un buen acercamiento a una cultura milenaria instalada en un país nuevo y puede complementarse visitando los museos.
-Mirando hacia arriba dirigimos nuestros pasos hacia la derecha de Clay St a dos manzanas.

4b: F.Portsmouth Square, es uno de los últimos lugares tranquilos donde se puede cruzar con los ancianos del barrio. Indiferentes al ir y venir turístico, se entregan a su pasión por el dominó y el mahjong. Seguramente frecuentan, en el ángulo noroeste de la plaza, la iglesia universal de Buda y su agradable azotea.
-Volver atrás por Clay St., hacia la izquierda (si nos ponemos mirando en la dirección ascendente), unas manzanas adelante, el Chinese Historical Society of America Museum (5).

5: G.Chinese Historical Society of America Museum (965 Clay Street), con su importante biblioteca que recuerda la saga de la inmigración de los pueblos del sur de China. Este museo se aloja en el majestuoso YMCA de Chinatown diseñado por Julia Morgan, la primera mujer arquitecto de California. William Randolph Hearst le encargó el proyecto. Más que los tejados de pagodas y las lámparas con dragones, es la resistencia lo que define estas 22 manzanas y 40 callejones. Desde la década de 1840, esta comunidad ha sobrevivido a disturbios, a la discriminación, incendios, traficantes y los intentos de los políticos para reubicarla más abajo. El Chinese Historical Sodety of America Museum, cuenta toda su historia, increíble pero cierta.
Esta visita puede completarse con la del PACIFIC HERITAGE MUSEUM, situado en 108 Commercial Street, cerca de la Transamerica Pyramid, y la del CHINESE CULTURAL CENTER, en 750 Kearny Street ,a dos manzanas de allí. En él se explica la vida y la organización comercial de esta importante comunidad (actualmente próxima a las 100.000 personas).

5b: Andar un poco atrás y en la calle paralela a Grant St está Stockton St, la vida de verdad se encuentra aquí, por ejemplo, junto a North Beach. Toda la actividad febril de una ciudad asiática estalla en colores tornasolados en el corazón de una metrópoli estadounidense. Aquí se respiran y se compran especias, pescado fresco que llega en camiones llenos, frutos y verduras tropicales importados de China y plantas medicinales. La cocina casera china se codea con la casera moderna que se acerca a buscar sus raíces de ginseng. En Stockton Street, se concentran antros de dim sum, colmados y farmacias con paredes atestadas de cajones de madera. En 855 Stockton, está el H.Kong Chow Temple está decorado con maderas nobles.

6: Volver atrás por Stockton y entrar en Clay de nuevo y la primera calle a la izquierda es I.Spofford Alley St, donde resuenan las fichas de mahjong, los ensayos de una orquesta china y los cotilleos de las clientas de las peluquerías.
- Siguiendo en dirección ascendente en el itinerario llegamos a Washington St.

6b: En 743 Washington St se alza la central telefónica de la J.Pacific Telephone and Telegraph Company. Es el primer edificio de estilo chino de San Francisco (1909).

7: Por Washington ST hay que seguir y girar ascendiendo por Ross Alley St, antaño plagado de burdeles y reconvertido en el exótico plató de Karate Kid II e indiana Jones en el templo maldito.

8: Al final de la calle Ross Alley, la fortuna espera e las galletas de la suerte de las expendedoras de la época de la K.Golden Gate Fortune Cookie Factory, (56 de Ross Alley) .

9: Volviendo atrás (por Jacson St) hacia Grant, basta con torcer a la izquierda y seguir una manzana y media arriba a la derecha para llegar al Jack Keruac Alley. El callejón homenajea a los escritores Beat con poesía y murales en las paredes.

10: Al final del callejón, en 261 Columbus Av, se halla la L.City Lights Bookstore (10 a 24H.), hogar de la poesía beat y defensora de la libertad de expresión. Librería histórica, editorial y defensora de la libertad de expresión. Hay que confiar en el consejo del personal. CITY LIGHTS me pareció un lugar mágico y cargado de historia. Me senté a leer un libro de Poemas de S. Francisco del propio Ferlinghetti y estuvimos un buen rato dentro hurgando en las estanterías y echando un ojo a los libros. Fue genial. Después nos tomamos un cafelito en el Café Vesubio que esta justo al lado.

11: Una manzana y media más abajo está el Caffe Triestre (601 Vallejo St), un clásico desde la época de 1950 por su máquina de ópera, las sesiones de acordeón y la clientela artistica.

12: Tras cruzar Columbus en Vallejo (hacia la izquierda), en el M.Good Luck Parking Garage , 735 de Vallejo St, las plazas de aparcamiento están decoradas con cintas de Harrell Fletcher como “no eres una vieja gloria”.

13: De vuelta a Columbus, en dirección norte girando a la derecha de Stockton y otra vez a la derecha en Filbert St, hay que prepararse para la ascensión hacia el promontorio de Telegraph Hill dominado por la N.Coit Tower(10-18.30 H). Desde la parte alta una vista esplendida (entrada libre pero ascensor 4USD). En la planta baja, vemos frescos de la vida del pequeño pueblo de California durante la crisis de 1929. Unos treinta artistas se consagraron a la tarea trabajando con el espíritu realista-socialista predicado por el gran Diego Rivera. La torre mide 87m y fue construida por Arthur Brown Jr por encargo de la millonaria excéntrica Lillie Hitchcock Coit. A esta dama adinerada, que sobrevivió a un incendio con 8 años, le gustaba vestir el traje de los bomberos, a quienes tenía en gran estima. Para homenajear a los bomberos, donó a la ciudad una cantidad importante, heredada de su difunto marido, destinada a edificar un monumento con forma de boquilla de manguera.

14: Bajando por las Filbert Steps , pasando jardines de esculturas, árboles llenos de loros salvajes y casas de campo ocultas. Los Filbert y Greenwwich Steps, son un tramo con peldaños desciende hacia el Embarcadero. Estas escaleras de madera, que equivalen a unos veinte pisos, serpentean entre perfumados jardines con plantas de flores poco comunes.

14b: En la O,Esquina de Filbert St y Montgomery St hay que destacar un fantástico edificio de los años treinta donde se filmó “La senda tenebrosa” (1947), protagonizada por Humphrey Bogart y Lauren Bacall. La mayoría de las calles de Telegraph Hill no tienen salida y terminan cerca de hermosas casas de madera con bellas vistas de la bahía. Son viviendas que habitaron en otro tiempo poetas y artistas y hoy se las disputan a precio de oro los que han hecho fortuna en la industria de los ordenadores.

15: Bajando por las escaleras se llega a Sansome St donde está la P.Levi´s plaza, en honor al inventor más famoso de San Francisco. Sede de la casa central del fabricante de vaqueros, está rodeada por una serie de edificios industriales de ladrillos rojos que integran armoniosamente construcciones antiguas y actuales. Aquí estaba la orilla (de ahí el nombre de North Beach dado al barrio), rellenada desde finales del siglo XIX, con muchos barcos ocultos bajo las calles y los edificios.
“En 1853 desembarca en San Francisco, en plena fiebre del oro, un inmigrante alemán llamado Levi Strauss. Tiene pensado fabricar pantalones de trabajo fuertes para los mineros. Para hacerlos elige primero tela de lona, pero luego opta por la tela de Nimes (denim) de color azul, muy resistente. Han nacido los blue-jean los llaman así porque recuerdan a los gruesos pantalones que llevaban en otro tiempo los marineros de Génova”.

16: Atajando por la Levi´s Plaza se llega al Embarcadero.

17: A la derecha y a pocas manzanas al sur se encuentra el Q.Ferry Building, es un buen lugar para comer. Se puede disfrutar de un almuerzo en un banco de Bayside ante la estatua de bronce de Gandhi. En Ferry building está la Bell Tower (inspirada en la Giralda de Sevilla).

CINCO RAZONES SABROSAS PARA PERDER EL FERRY
Cuando se trata de una buena cena, uno no se puede perder lo que ofrecen en el Ferry Building:

*La pesca del día en Hog Island Oyster Company (Telf 415-391-7117; www.hogislandoysters.com; media docena 10-15 U5$; Hora: 11.30-20.00 lu-vi y 11.00-18.00 sa-do; happy hour 17.00-19.00)
*Hamburguesas ecológicas en Taylor's Automatic Refresher (Telf 866-328-3663; www.taylorsre fresher.com; hamburguesas 7-9 USD, H 10:30-20:30 lu-do).
*Las delicias de Nuevo México de la chef Des Tracy Jardins en Mijita (TLF 399-0814;
www. mijitasf.com; platos del menú menos de 10 U5$; ¡g 11.00-19.00 lu-mi, 11.00-20.00 ju-vi, 9.00-20.00 sa, 10.00-16.00 do)
*Gambas con caña de azúcar vietnamita-californiana de Charles Phan en Slanted Door ( TLF 415-861-8032; hnp:/ /slanteddoor.com; platos principales 12-25 USD; H11.00-22:30)
*El Mercado de granjeros el fin de semana (TLF 415-291-3276; www.cuesa.org; H10.00-14.00 ma, 8.00-17.00 sabados todo el año; también 16.00-20.00 ju y 10.00-14.00 do en verano)".



Etapa 10: SAN FRANCISCO: Coit Tower, Distrito Financiero, Alcatraz

Primer día en el que nos despertamos en San Francisco y seguimos nuestra estancia con mucho calor (cosa que no duró demasiado). Teníamos decidido ir al Caffe Trieste en el 601 Vallejo St (mítico café donde se reunían artistas como Copola), pero al llegar nos dijeron que no tenían desayunos americanos (sólo boyos y dulces) y nosotros ya estábamos con la baba caída pensando en nuestros huevos con bacon, así que nos fuimos y al lado (Columbus Av) nos tomamos un súper desayuno sentados al solito en una cafetería (nos costó carillo, 35$, pero qué bueno!!!!!).

Con el estómago lleno retomamos el itinerario a pie que os puse en la anterior etapa. De esta fase destacar la subida a la Coit Tower por las empinadas cuestas de la ciudad.



Esta foto es desde la otra ladera, porque la bajada (después de visitar la torre) por la otra ladera es aún mejor, bajas por los Filbert o Greenwich Steps, que son unas escaleras de madera rodeadas de vegetación, dicha espesura de flores y vegetación pertenece a los jardines privados de las casas.



La Torre Coit tiene unas vistas bonitas, entrar es gratis, pero subir (es por ascensor) para ver las vistas vale 5$, si ya habéis ido a Twin Peaks, como nosotros, os podéis ahorrar el dinero del ascensor porque las vistas son iguales (bueno peores porque son a través de un cristal).Entrar a la torre sí que os recomiendo que lo hagáis, porque en la planta baja hay unos murales de Diego Ribera de la California de la época, son de temática socialista; muy coloridos y muy chulos (si te fijas en ellos descubres cosas curiosas, mientras nuestros abuelos araban la tierra con mulas, ellos ya usaban tractores y maquinaria).



Al bajar la ladera llegas a la Plaza Levi´s, ya que en San Francisco (como pone en la información del itinerario que os dejé) se inventaron estos famosos pantalones vaqueros. Allí hay un edificio con una exposición donde ves los primeros Levi´s y ropa de cada época que Levi´s ha confeccionado (es curiosa ver ropa como la de las pelis de los 50´s).



Como teníamos el pase de transporte al llegar al muelle de la bahía cogimos el tranvía que nos dejó en esa misma avenida un poco más adelante, en el Ferry Building. Este es un edificio cuyo interior está lleno de cafeterías y tiendas gourmet y había mucho ambiente; como era sábado fuera estaba el mercado de granjeros (también viene esta información en lo que os puse el día anterior), allí copramos un paquete grande con fresas, grosellas y moras de producción ecológica a 8$, este fue nuestro almuerzo después del mogollónico desayuno. Decir que la torre de este edificio, según vimos en un programa de Andaluces por el mundo, está inspirada en la Giralda de Sevilla.



Desde aquí fuimos andando hasta el Distrito Financiero, Finantial Distrit. Con la afluencia de buscadores de oro, San Francisco se convierte en el centro financiero más importante del Oeste. De esta época se conservan hermosos edificios empequeñecidos por los rascacielos de los grandes bancos. Para apreciarlos basta subir por California Street hasta el cruce con Sansome Street. Ahí se encuentra el BANK OF CALIFORNIA, el edificio más antiguo del barrio. En la planta baja se puede ver una colección de monedas y lingotes de oro. Enfrente está el MERCHANT EXCHANGE, una Bolsa que en tiempos fue tan activa como la de Wall Street. Desde ahí subimos por Montgomery Street, aquí en el piso 52 de la sede del BANK OF AMERICA hay otra vista panorámica de la bahía (pero nosotros no subimos). Inmediatamente después de California Street, la WELLS FARGO BANK HISTORY ROOM evoca los tiempos de las diligencias.

A la vuelta de Montgomery y Clay, la espectacular TRANSAMERICA PYRAMID (1972).



Los habitantes de la ciudad, acostumbrados a todo tipo de extravagancias, no han apreciado la esbeltez de sus formas, este edificio ya forma parte del skyline familiar de San Francisco y ofrece un especial contraste con Columbus Tower (1907, al lado).



El barrio conserva rarezas: un bosque de secuoyas ha arraigado en los restos de los balleneros bajo la Transamerica Pyramid y esta parece observar, desde sus 260 m de altura, las extraordinarias secuoyas. Al volver a Market Street, una última parada en el nº 101, donde se guarda la reserva federal.

En la calle California, que tantas veces habíamos visto en las películas por las persecuciones de coches que en ella se ruedan, esperamos para montarnos por primera vez en el tranvía clásico o Cable Car(porque hay muchas líneas de tranvía en San Fancisco, pero los clásicos sólo están en esta zona más céntrica).



Hay tres líneas de tranvía clásico: Powell-Hyde, Powell-Mason St y California St y hay paradas donde puedes hacer trasbordo de uno a otro. En esta zona de la calle California podéis visitar dos cosas:

-La Grace Catedral (1100 California St)‎, está en el barrio de Nob Hill (Es impresionante el tríptico de Keith Harring para la Interfaith Memorial Chapel dedicada al SIDA, y las vidrieras rinden homenaje a los logros humanos, incluido un Albert Einstein envuelto en una aureola de partículas atómicas. Los laberintos interior y exterior completan la reflexión sobre el sentido de la vida.

-El Fairmont Hotel, de San Fancisco, que era el hotel donde grababan la serie “HOTEL” de los 80´s.

Pues eso, subimos y bajamos en las distintas líneas de tranvía clásico, hasta que terminamos un poco más abajo de Union Square, en la esquina de Powell con Market St, donde está la última parada de los tranvías y es donde está esa famosa “ruleta” donde los cambian de sentido (cosa muy curiosa de ver), al lado de esta parada hay un Lori´s Dinner (son hamburgueserías ambientadas en los años 50´s, donde se pueden tomar los típicos batidos americanos). Al lado de Union Square hay tres, uno en el 336 Mason St, otro en el 149 Powell St y otro en el 500 Sutter St.

En el centro de Union Square aparece una columna de granito coronada con una Victoria, fue erigida en 1903, para conmemorar el triunfo de EEUU sobre España en 1898 en la bahía de Manila (¡qué la vamos a hacer!!). En esta zona hay muchos vagabundos que llegan desde Tenderloin (un barrio de mala reputación que está a unas manzanas). Mirando a l plaza están los grandes almacenes Macy´s y destaca el edificio de Levi´s por su arquitectura high-tech.

Desde aquí nos pegamos una caminata por Market St hasta terminar de nuevo en el Ferry Building, donde cogimos el tranvía (no de los clásicos) que bordeando la bahía nos llevó a Fisherman´s Wharf , ya que al lado de esta zona estaba nuestro hotel y fuimos a él a coger ropa de más abrigo, porque aunque hacía calor nos advirtió simmar (otro forero con que el que intercambié mucha información y que hizo el viaje una semana antes) que en Alcatraz hacía mucho frío y menos mal que le hice caso porque ¡vaya si hacía frío!, ¡muchas gracias simmar!!!!

Contratamos la visita nocturna (18:10 horas) a Alcatraz como recomendaban en el foro, Javiveras es el que me animó a hacerlo y también le doy las gracias. La visita nocturna es un poco más cara, pero merece la pena, porque no tiene precio recorrer los pasillos de esa fantasmagórica cárcel de noche, te haces una idea mejor de lo húmeda, fría y triste que tenía que ser la vida allí; además contemplas un atardecer precioso desde otra perspectiva. La visita nocturna también incluye otros itinerarios como la visita del hospital y actividades sobre distintas temáticas. La verdad es que antes de ir leía unos comentarios fantásticos de esta visita y a mi no me llamaba mucho la atención en principio la idea de visitar “La Roca”, pero empiezas a leer info y te va picando el gusanillo, pero hasta que no haces la visita no es cuando realmente descubres que mereció la pena. Si estáis dudando visitar Alcatraz os animo a hacerlo.



Para visitar la cárcel (y sobre todo la visita nocturna) hay que reservar el billete con antelación en Alcatraz Cruises, www.alcatrazcruises.com, nosotros lo hicimos 2 meses antes. Los circuitos salen del Pier 33 en el ferry de la compañía cada 1/2 hora, de 9.00 a 16.00 y nocturnos 18.10 y 18.40 en verano). La visita de 2,5 h incluye una guía de audio en español en la que presidiarios, guardias y familiares recuerdan la vida en la Roca, y que como ya habréis leído 1000 veces la narración está genial, además no se si es casualidad pero cuando está atardeciendo es cuando la audioguía te hace salir al exterior y contemplar las vistas. Al finalizar visitamos el hospital y me encantó, esta zona no está tan conservada como lo demás y no es que dispongan de excesivo material de la época, pero para mí, que me dedico al tema, fue muy interesante visitarlo (los equipos de rayos X, la sala de quirófano, la hidroterapia…), había fotos de la época y la verdad es que estaba todo muy bien equipado. Y sobre todo, como aquí ya era de noche total y estaba todo tan deteriorado, daba un poco más de sustillo recorrer los pasillos desconchados. En esta última fase no había audioguías pero había un montón de personal voluntario muy agradable que te respondía dudas y te contaban un montón de historias si les preguntabas (a mi una chica, que se esforzó un montón para hablarme en español, me contó toda la historia del hombre que cuidaba pájaros (Birdman) y de Al Capone). Había charlas y talleres de muchos temas, pero como eran en inglés pasamos un poco (mi marido se cansa en seguida de traducirme). La vuelta en ferry con la vista del skayline de San Francisco es muy bonita.

Os dejo un poco de info de “La Roca”:

"El único bloque de cemento en la Bahía es la famosa cárcel. La iconografía popular hace tiempo que identifica este islote con un centro penitenciario reservado a los criminales más peligrosos. Al Capone fue uno de sus ocupantes, desde 1934, fecha de la implantación de este sistema carcelario, hasta 1939. Las autoridades presumían de que nadie podia huir de ella, pero el transporte de los guardias y de suministros salía más caro que alojar a los prisioneros en el Ritz; la cerraron en 1963.

Pero la historia de Alcatraz (isla de Alcatraces) no termina al cerrar la prisión y continua cuando líderes nativos tomaron la isla entre 1969 y 1971 (los indios se instalan en 1969, en virtud de un tratado que les concedía este territorio, lo ocupan hasta 1971, sentando una de las bases del American Indian Movement que lucha por el reconocimiento de sus derechos), para protestar por la ocupación de sus tierras, y su enfrentamiento con el FBI se conmemora en un pequeño museo y las marcas de "Red Power" cerca del muelle del ferry. También en la isla existen construcciones antiguas edificadas por los españoles en 1857".


Etapa 11: Barrios de SanFrancisco

Otro día más en San Francisco y esta vez acompañados ya por su clima característico (fresquito y bruma). Desayunamos en un restaurante que nos recomendaron en el Hotel cerca del mismo, Pat´s Café (2320 Taylor St), un desayuno americano muy amplio y buenísimo por 30$ (lo bueno de hacer estos desayunos tan calóricos es que a medio día tomas cualquier cosa y puedes aprovechar más el tiempo).

Nuestra primera parada del día era ir a la oficina de turismo (Hallidie Plaza, esquina Market con Powell St) a conseguir alguna información extra. De aquí nos fuimos a escuchar una misa muy especial. Soy fan de Isabel Allende, me encantan sus libros, en uno de los últimos “La suma de los días” ella relata parte de su vida en California (vive en el Condado de Marín, en la Bahía de San Francisco) y narra acerca de las protestas que tuvieron lugar contra la guerra de Irak y que salían de la Glide Memorial Church en el 330 Ellis St (Iglesia Metodista célebre en San Francisco). Cito textualmente el libro “allí se produce una mezcla de razas, ideas y hasta religiones (porque es un lugar de encuentro de Budistas, católicos, judíos, etc), con deseos de participar en una celebración de cantos y abrazos, más que de rezos. El pastor es un afro americano formidable capaz de remecer los corazones con su entusiasmo para predicar la paz”. Hay dos celebraciones (9am y 11 am), nosotros llegamos a la de las 11 y fue muy divertido, era alucinante como cantaban (como un coro de gospel pero con gente de todas las edades, razas y culturas), ella lo define perfectamente, todo el mundo cantaba, bailaba, agitaba las manos y no sé la cantidad de abrazos que dimos. Ya digo, una experiencia fantástica (cuando aprenda a subir videos os lo mostraré).

De aquí cogimos el metro y nos paramos en la parada de Castro, uno de los barrios gays más célebres del mundo.



Os cuento un poco toda la información que recopilé. San Francisco ha sido tradicionalmente un lugar de innovación social, pero fue a partir de la segunda guerra mundial cuando su reputación comenzó a atraer a gays y lesbianas al formarse muchos barrios homosexuales. El barrio de Castro, conocido originalmente con el nombre de «Eureka Valley», estaba poblado al principio por familias de obreros católicos irlandeses. A finales de los años sesenta, estas familias fueron marchándose progresivamente, las tiendas cerraron y el precio de los alquileres se vino abajo. Muchos hippies se instalaron en él y le dieron un nuevo aliento. El boca a boca funciona perfectamente y Castro fue acogiendo homosexuales hasta convertirse, a mediados de los años setenta, en el barrio gay más famoso del mundo.

A pesar de su aspecto relativamente informe, HARVEY MILK PLAZA, en el cruce de Castro Street y Market Street, constituye el centro neurálgico de este barrio (que es donde el metro nos dejó).



Esta plaza que cambia sin cesar y se extiende en Castro hasta la calle 19 por un lado y en Market hasta Church Street por el otro. La bandera gay ideada por Gilbert Baker para la Gay Freedom Parade de San Francisco de 1978, la inmensa bandera del arco iris ondea siempre sobre Harvey Milk Plaza, en el cruce de Castro y Market, e indica la entrada al barrio gay de San Francisco. Cada uno de sus colores ha sido elegido con cuidado: el rojo vivo simboliza el sexo, el rojo la vida, el naranja la resurrección, el amarillo el sol, el verde la paz con la naturaleza, el azul turquesa el arte, el azul índigo la armonía y el violeta el espíritu. En otro tiempo, este símbolo se redujo a seis bandas para facilitar su producción, pero ha recuperado hoy su esplendor inicial, al menos en Castro.

Justo la lado de esta confluencia de calles está el CASTRO THEATER.



Situado en 429 Castro Street, este cine es uno de los más conocidos de San Francisco, y no solo porque la elegancia de su marquesina y sus neones sean el símbolo del barrio ni porque cada año acoja el festival internacional de cine gay y lesbiano de San Francisco. Construido en 1922 en estilo neocolonial español por T. Pfleuger, está catalogado como monumento histórico y tiene una espléndida araña y murales art déco, así como un órgano Wurlitzer.

Desde este barrio (después volveríamos) fuimos andando unas pocas manzanas para entrar en el barrio hispano de Misión. Dimos una vuelta por sus calles Guerrero, Valencia y sobre todo Mission St, esta última es uno de los auténticos barrios populares de la ciudad, de tiendas muy económicas, hoteles algo sórdidos, salas de travestidos latinos y puestos de frutas, verduras, ropa, casetes y artículos religiosos al aire libre. Vimos un reportaje antes de visitar la ciudad y decidimos andar un poco para descubrir algunos de los fantásticos murales coloridos que en principio hacían de forma clandestina los pandilleros del barrio y que hoy se conservan y se exhiben como arte.



En este barrio está Misión Dolores, es una de las primeras misiones que los franciscanos fundaron el la California española para “evangelizar” a los indios. Se empezó a construir en 1776 y fue ampliándose hasta 1791. Dañada en el terremoto de 1989, fue restaurada en 1994.



Oficialmente está consagrada a San Francisco de Asís, aunque los vecinos la conocen desde siempre con el nombre de Dolores, que era el de un río cercano. Es una iglesia pequeñita que se visita tras previo pago de 5$, y puedes hacerte una idea con su visita de la vida en una misión de la época, su decoración es más rica que la de otras misiones de California por su curiosa amalgama de elementos barrocos y motivos geométricos. El pequeño jardín es un guiño al Alcázar de Granada. Está muy bien conservada y es el primer edificio oficial construido en el lugar de la ciudad y ha acogido también en su cementerio los restos del primer gobernador de la Alta California, Luis Antonio Argüello (fallecido en 1825), y del primer alcalde de Yerba Buena (futura San Francisco), Francisco de Haro.

Tras visitar este barrio nos adentramos de nuevo en Castro y fuimos a tomarnos algo en el conocido CAFE FLORE. Situado en la muy animada confluencia de las calles Market y Noe. Según las guías este café gay es íntimo y confortable; y es ante todo un lugar donde se va para ver y ser visto. En el pequeño patio delantero nos sentamos y preguntamos a la gente por lo que bebía (tomaban bebidas muy coloridas), en fin, que nos unimos a la fiesta y pedimos lo mismo, así que al salir de allí llevábamos una risa floja contagiosa de las importantes y se nos había esfumado todo el cansancio.

De aquí tomamos un bus hacia Alamo Square , andando no está muy lejos, pero es todo cuesta arriba y al tener el pase de transporte se hacía más fácil así. Era medio día y empezó ya a hacer un montón de frío pero esto no le restó protagonismo a lo que teníamos ante nuestros ojos.



La plaza es normal (su única característica es que está como en cuesta) y la casas victorianas son bonitas pero muy parecidas a otras de la ciudad; ahora sí, las fotos que salen desde allí con el skayline de San Francisco detrás son una chulada.

De aquí nos fuimos dando un paseo hacia HAIGHT-ASHBURY (el barrio Hippie). Este barrio legendario es famoso por haber sido sede del Verano del Amor, y parece haber mantenido algunos hábitos de la década de 1960. Y como dicen las guías, sólo una enfermedad muy misteriosa y muy local podía explicar el sospechoso nú­mero de clubes de marihuana terapéutica en estas manzanas. El famoso cruce de las calles Haight y Ashbury, que ha dado nombre a este barrio legendario, está dominado ahora por cadenas de tiendas de ropa o de helados. A pesar de sus distintas revoluciones, el barrio ha sabido conservar el encanto de sus elegantes viviendas victorianas, pero por algunas zonas nos pareció algo sórdido. Nos tomamos un café y unos dulces en una cafetería para retomar fuerzas y entrar un poco en calor antes de coger el bus que nos llevaría al Golden Gate Park (tampoco está muy lejos andando).

Allí en la entrada del parque había una tienda de alquiler de bicicletas (756 Stanyan St), pero decidimos no alquilarlas porque nos parecieron caras para el poco tiempo que las usaríamos (no recuerdo el precio) y hacía mucho frío para ir sobre ruedas.

Así que empezamos nuestra ruta por el parque, al ser domingo y aunque hiciese frío, el parque estaba lleno de gente y había mucho ambiente. Nosotros durante un rato nos sentamos en el cesped viendo bailar hip hop a unos chicos (¡menudo ritmo tenían!). De aquí fuimos al Jardín Japonés, entrar cuesta 5$, y paseamos entre las pagodas y los bonsais.



Teníamos pensado hacer una visita de más tiempo en el parque, pero hacía frío y no nos apetecía mucho seguir por allí.

Cogimos el bus y nos fuimos hacia la zona del Ayuntamiento y la Biblioteca Pública (Civic Center). La zona al ser domingo estaba desierta y no le vimos mucho encanto, esto unido al frío hizo que ni siquiera sacasemos la camara de fotos.

Como veis el día dió para mucho, pero tras una ducha y un aprovisionamiento de ropa de más abrigo nos fuimos al PIER 39 a ver los famosos leones marinos, allí todo ociosos estaban ellos dando sus chillidos caracteristicos. Desde aquí, con este frío atardecer, nos salieron unas fotos muy chulas de La Roca.





Al lado hay un centro comercial (Pier 39) así que no nos calentamos mucho el tarro y cenamos allí mismo, en un restaurante de pescado llamado Pier Market (55$). De aquí nos fuimos a dormir para reponer fuerzas porque al otro día nos esperaba el mítico Puente Golden Gate.


Etapa 12: Un paseo por el Golden Gate Bridge

Este lunes lluvioso y humedo nos deparaba una larga caminata que incluía cruzar andando el mítico puente rojo Golden Gate, así que nos abrigamos a conciencia y empezamos nuetro itinerario cogiendo el bus (creo recordar que era el 28 o el 30). Este bus lo cogimos en una calle de al lado del hotel (North Beach) y en él vas atravesando varias zonas: al principio pasamos al lado de Giraldelli Sq, a la derecha dejamos Fort Mason, cruzamos todo el barrio residencial de Marina (con unas casitas muy coquetas) y nos bajamos en este barrio en una parada cerca del Palacio de las Finas Artes (conocido por nosotros por ser sede del encuentro entre Sean Conery y su hija en la peli "La Roca"). Es un parque con un lago lleno de patos y una especie de edificios de estilo ruinas clásicas.



La foto que os pongo a continuación es desde el puente y se ve muy bien la zona del Palacio de las Finas Artes (el edificio en forma de cúpula y el parque), pues bien, desde este punto empezó nuestro itinerario a pie, de aquí fuimos hacia la playa (que también se ve en la foto) y por la playa fuimos bordeando la bahía hasta llegar al puente.



Como digo un camino muy largo, pero muy bonito. Cuando estás allí o cuando veáis las siguientes fotos parece que el puente está muy cerca, pero no es así, queda una larga caminata.



En la playa hacía un frío que no veas, a mi me estaban empezando a doler los oidos y me puse el gorro de la sudadera, pero había gente paseando y jugando con sus perros.



Aquí también podéis ver Alcatraz desde otra perspectiva.



Al lado de la playa hay también un sendero por el que puedes andar, así que después de un rato pisando arena nos salimos y comenzamos a andar por el sendero, acompañados de gente que hacía footing y ciclistas.

La zona anterior al puente es un gran parque, que ha sido nombrado Parque Nacional, llamado Presidio Park. Cuya ocupación siempre ha sido militar y ahora es un gran parque atravesado por carreteras. Nosotros la zona interior no la conocimos, como digo nuestro camino transcurría bordeando la bahía, pero llega un momento que el sendero por la playa te conducía a una zona ya más verde, con césped y jardines perteneciente a Presidio, donde había paneles de información que explicaban que había sido una zona militar aérea y aún conserva algunos barracones (se ven fotos con toda la zona llena de aviones). Allí hay una tienda de souvenir y una cafetería donde nos compramos un café y unos dulces y nos lo tomamos fuera, como en un área de descanso con merenderos como se ve en la foto.



Salió el sol y era muy agradable estar allí descansando con esas vistas y rodeados de un montón de pájaros azules, que al principio eran graciosos, pero cuando empezaron a rodearnos un montón de ellos tan cerca de nosotros y de nuestros dulces nos dejaron de hacer tanta gracia (¡qué pájaros más glotones y temerarios!!!, ¡se te posaban encima sin problemas!!!)

Después de esto preguntamos a unos chicos que por donde se llegaba al puente, porque no lo veíamos nada claro y nos indicó que subiésemos por una especie de colina llena de vegetación a través de unas escaleras de madera, esta foto es desde allí entre la vegetación, ¡uauhh que grandioso se ve ya desde aquí el puente!!!



Desde aquí llegas a otro parque muy bonito y lleno de flores en la base de entrada al puente.



Aquí es interesante ver una demostración del corte transversal del cable que forma el puente (que es la unión de un montón de minúsculos cables).



Bien, empezamos la caminata a través del puente, hacía frió pero ya la temperatura era más agradable y había algo de sol.



El puente mide aproximadamente 2,5 km, el paseo es mítico y las vistas son impresionantes. Hay cosas curiosas como los teléfonos de la esperanza que hay a lo largo de toda su trayectoria para disuadir a los posibles suicidas (por lo visto son muchos los que acuden con este fin).



Hay mucha gente durante este paseo y muchos turistas cruzando el puente en bici (llevaban un mapa, que imagino les dieron en la agencia de alquiler, con el que se iban guiando); nosotros no alquilamos bici porque a mi no me gustan mucho las alturas y pensé que me iba a dar un poco de miedo ir en bici por el puente, pero una vez visto lo visto os animo a hacerlo, porque el puente es tan sólido que no da nada de miedo (no es como en New York el puente de Brookling donde vas viendo lo de debajo), los coches van por un lado y el agua no impresiona por la altura; y todo está bien aislado. Aquí os pongo una foto de una chica en bici con una de las bicis de alquiler.



El paseo no se nos hizo muy largo y llegamos al otro lado, donde hay un mirador, sin problemas. Fotos del logro: ¡puente cruzado!!!!



Cuando descansamos un poco en el mirador emprendimos nuestro camino hacia Sausalito, un pequeño pueblo pesquero al otro lado de la bahía con casas residenciales victorianas muy bonitas. Empezamos a mirar a ver si encontrábamos el camino hacia Sausalito y no lo encontrábamos, el día anterior la señora del Centro de Información nos indicó que sin problemas se podía llegar andando a Sausalito y al otro día no nos acordamos sólo de esta señora sino de toda su familia, ¡la madre que la trajo!, no es que no estuviese indicado el camino, es que el camino después de preguntar varias veces, descubrimos que era la carretera, y además una carretera llena de curvas y sin arcén. Bajar era fácil (aunque algo arriesgado y solitario), pero pobrecitos los pobres ciclistas que hacían el camino de vuelta a la inversa. Bueno, pues Sausalito de cerca nada de nada, está a un buen tirón, joooo!!! Parecía que no llegaba nunca y encima en el otro lado de la bahía hacía más calor y nos sobraban todas las capas de chalecos que llevabamos, en fin, que estabamos cansados y sudando como pollos pero nos reimos un montón con la aventura.

Llegamos a Sausalito muertos de hambre y decidimos ir a la famosa hamburguesería que tanto se nombra en este foro, donde hacen esas famosas hamburguesas a la brasa (que muchos dicen que son las mejores que han comido en su vida).Es un local muy pequeño en la avenida principal en el número 737 de Bridgeway Ave, con un toldo verde. Había un montón de españoles en la cola para comprar hamburguesas, así que creo que todos se habían empapado bien de info en este foro. No recuerdo el precio, pero sé que era barato y estaban muy buenas. De Sausalito no tengo ninguna foto porque estábamos agotados, así que tras una breve estancia cogimos el ferry que atraviesa la bahía en sentido contrario pasando por Tiburón (otro pueblecito de la zona) y que de nuevo nos devolvió a San Francisco.

Al llegar nos fuimos a ver la famosa calle Lombard, la de las curvas, que sorprendentemente estaba muy cerca de nuestro hotel y es el típico ejemplo de calle sanfrancisqueña en cuesta pero a lo bestia. Esta foto es desde debajo de la calle y la siguiente hecha desde la calle de las curvas hacia abajo (come veis la calle hace una especie de valle).



Aquí, en la parte de arriba de la calle tras subir por las escalerillas al lado de las curvas, cogimos el cable car hacia Union Sq y allí en Victoria Secret compramos algunos regalillos a la familia. Otra vez con hambre nos adentramos en Chinatown y comimos en el primer restaurante que vimos donde hubiese muchos asiáticos comiendo dentro, no recuerdo ni el nombre, pero estaba todo muy bueno.

Era nuestra última noche en la ciudad, al otro día por la tarde cogíamos nuestro avión de vuelta y curiosamente después de un montón de días de viaje no teníamos ninguna gana de regresar (digo esto porque nos encanta viajar, pero siempre al pasar la barrera de los 10 días nos cansamos un poco), ¡que pena nos daba pensar que pronto acababa nuestro viaje!


Etapa 13: Nuestro último día en San Francisco

Muy a nuestro pesar, había llegado nuestro último día de estancia en el lejano Oeste. Volvimos al Pat´s Café en el 2320 de Taylor, a tomar nuestro último desayuno americano.

Nuestro vuelo salía a las 16:55 horas, por lo que teníamos un ratillo para seguir disfrutando de esta ciudad. Como digo nuestro hotel estaba cerca de Chinatown y no tiene precio ver el ambiente por la mañana en un día laborable, las calles estaban llenas de gente (casi todos asiáticos) haciendo la compra, se veían los puestos con frutas exóticas, raíces raras, etc; en fin, si os gusta como a nosotros mezclaros en vuestros viajes con la gente local, no os podéis perder una mañana de un día normal paseando entre la gente por la efervescente vida de Chinatown.

Bueno, pues dejamos nuestro hotel y con nuestras maletas (dos pequeñas de ruedas de equipaje de mano, una grande y otra que habíamos comprado allí para meter las compras) nos dispusimos a emprender el camino hacia el aeropuerto, diciendo adiós a nuestro barrio de adopción por unos días.



Hay varias formas de llegar al aeropuerto, pero después de analizarlas todas y como teníamos tiempo de sobra elegimos la más barata (gracias amboor por proponerla), esta consiste en coger el autobús, este autobús se llama SamTrans (hace recorridos a pequeñas poblaciones cercanas a la ciudad) y su número 292 es el que deja en el aeropuerto por 3,5 dólares por persona. El autobús tiene varias paradas, la primera es la que sale desde la estación, Transbay Terminal, que está en la intersección de las calles Mission St y 1 St (en el barrio de south of Market), sé que tiene otra en la intersección de Mission St con la 7 St. En el centro de información de visitantes si queréis os pueden dar un tríptico con todas las paradas y los horarios de este bus (hay uno cada 20 min y tarda unos 45 min en llegar al aeropuerto).

Otro atractivo que tenía para nosotros el coger este bus es porque recorre toda la zona o barrio de SOMA (South of Market, sur de Market Street), o lo que es lo mismo, toda la zona que queda por debajo de la Avenida MARKET, que es la avenida principal de San Francisco. Market Street corta en diagonal, desde mediados del siglo XIX, el plano ortogonal de la ciudad (nace en el Ferry Building-el muelle de los ferrys (1898)- y sube hasta Diamond Heights, donde Portola Drive toma el relevo). Como digo, a las calles por debajo de Market se las conoce como SOMA y no lo conocíamos, así que al menos un paseo por esta zona en autobús nos haría quitarnos la espinita, como decía la guía, no hay que dejarse engañar por los bloques y los almacenes: SoMa está plagado de audaces salas de arte, restaurantes atrevidos, clubes nocturnos y desde hace algunos años estas calles han conocido cierto desarrollo, alejando siempre la zona siniestra -Skid Row- que las ocupaban con bares, hoteles míseros y prestamistas siendo sustituidos poco a poco por cafeterías y restaurantes de estilo high-tech. Es un barrio en plena expansión y aunque lo conocimos poquito, se nota que es así, tiene un aire innovador, pasamos por YERBA BUENA CENTER: Situado en el cuadrado formado por 4th st, Misión St, 3th st y Folsom St , ofrece jardines salpicados de esculturas contemporáneas y un auditorio al aire libre para conciertos gratuitos y diarios.



Este mapa es de la zona donde cogimos el Samtrans 292, al llegar, antes de entrar en la Transbay Terminal (estación de autobuses, cuadro rojo del mapa), en la puerta preguntamos a unos conductores de autobús que hablaban animadamente si allí se cogía este autobús y nos dijeron que no entrásemos dentro, que acababa de salir uno y que en ese momento estaría dando la vuelta y haría otra parada en la cera de frente de la terminal (cuadro azul del mapa), así que corrimos hasta la cera de frente y efectivamente allí hacía parada también (se puede comprar el ticket al conductor). Éramos un poco la atracción del autobús por la cantidad de maletas y nuestra pinta de turistas, había unos pocos trabajadores, sobre todo hispanos; el conductor fue muy amable, todo el camino nos sacó conversación (era mexicano) y al llegar al aeropuerto se bajó con nosotros y nos acompañó incluso a la planta de arriba para indicarnos el camino hasta la zona de facturación.

Teníamos mucho tiempo, pero aún así odiamos cuando la facturación te obligan a hacerla en esas insufribles maquinitas donde tienes que meter el pasaporte y tu mismo sacarte las tarjetas de embarque, con lo caro que cuesta el pasaje porqué nos obligan a trabajar y calentarnos el coco!!! Ji,ji!! Comimos en el aeropuerto relajadamente y otra vez dentro del gran pájaro de acero cruzamos el Atlántico rumbo a casa, el viaje bien, todo salió rodado y después de unas cuantas de horas de sueños, esperas y transbordos; llegamos al aeropuerto de Málaga donde nos recogían mis padres para llevarnos a casa y allí aguardaba encima de la mesa una estupenda tortilla de patatas echa por mi madre, que no es por nada, pero para mí las que hace mi madre son las mejores del mundo!!! Que le vamos a hacer, somos españoles, nos encanta viajar y probar todos los manjares exóticos que se nos pongan por delante, pero al oler una tortillita de patatas se nos hace la boca agua!!!

Os pongo algunas fotillos de las matriculas de los 4 estados que recorrimos (les he quitado algunas partes porque no se si era legal ponerlas tal cual), como sabréis cada estado tiene las suyas, estas son las estándares, después cada uno las puede tunear como quiera. La de California es la de nuestro coche de alquiler y era muy normalita, porque la verdad, es que hay algunas súper curiosas…









Gracias a todos por leerme, porque para mi todo el tiempo invertido en la confección de este diario no ha sido en vano, ¡ha sido divertidísimo!!!!!!! y una forma eatupenda de ordenar mi recuerdos para siempre.


PLAN Y PRESUPUESTO:
Aunque los precios son orientativos porque cambian con los años y según el cambio euro-dólar vigente.

- Vuelos: He viajado en agosto y los empecé a mirar en febrero, lo más barato que encontré fue en la web de viajeselcorteingles, además tiene la ventaja de que no lo tienes que pagar en el momento sino que le das a la opción de recoger en 24 h en una sede de ECI y una vez allí el chico que había fue muy agradable y me lo bloqueó sin pagarlo durante 1 mes (hay veces que sólo te lo pueden bloquear una semana) y si te arrepientes en ese mes (o encuentras otra cosa más barata en otro sitio) lo anulas y sin problemas. Yo lo pagué un mes exacto después y durante ese tiempo no encontré nada mas barato. Además esa web tiene la opción multidestino (entrar por un aeropuerto y salir por otro). Yo compré Málaga – Londres H- Los Ángeles y vuelta San francisco- Londres H/G-Málaga por 775 euros con la British. Lo único más penoso es que a la vuelta como veis tuvimos que ir Londres Heathrow a Gatwick (hay un bus que tarda 40 minutos y vale 22 euros, tienes que volver a facturar en G, pero no se hace pesado y ves un poco de paisaje, así que bien). Los vuelos son más baratos desde Madrid o Barcelona, si vives allí perfecto, pero como no es mi caso yo preferí comprarlo desde mi destino para llevarlo todo conexionado en caso de retrasos. TOTAL: 797€/persona.

-Seguro: Yo cometí un error, el seguro médico lo puedes hacer en cualquier momento, pero si quieres el de anulación lo tienes que hacer 24-48 h después de comprar el vuelo. Nunca me lo habían advertido en la agencia (es más, el chico de la agencia ni me picó los seguros esos de 8 euros que trae el vuelo porque me dijo que me hiciese un seguro médico/anulación más amplio para USA más tarde y de esa forma perdí cualquier opción de reembolso por anulación incluso hasta por enfermedad) y a las 2 semanas de comprar el vuelo, se presentaron un montón de inconvenientes por trabajo de mi marido y no se puso claro el tema de que pudiésemos ir al viaje; entonces ya me informé bien y descubrí todo esto. Me puse muy nerviosa ¡perdía todo el dinero!!!!! Busqué información por internet y al final encontré uno de los pocos seguros que te daba la opción de anulación en cualquier momento de la compra del vuelo (incluidos temas laborales…..), un seguro médico de 25000€ y un montón de cosas más, era intermundial. Menos mal que al final no lo usamos, pero ojo con esto !!! Ojo también!!! La mayoría de seguros médicos son de 6000 euros, esto en USA se queda cortísimo!!! TOTAL: 57€/persona.

-Alquiler de coche (9 días): Quería un descapotable (un caprichillo, je,je). Aquí en el foro hablan muy bien de ealquiler pero no tenían descapotables para mi itinerario (por lo de devolver en distintas ciudades me dijeron), miré de todo, lo más barato Herz (480€ si prepagabas, con todos los seguros y dos conductores), pero al final encontré una oferta de el mismo coche con argus rent a car, que es el intermediario y lo recogí en una oficina de Thrifty US por 370€ con el tanque lleno, llamé a un numero gratuito y la chica fue franca (allí tendría que pagar algo más por las lunas o no se qué) y al final me arriesgué y contraté con ellos, pagué allí 100€ (más de lo que esperaba, pero como venía con el tanque lleno algo me ahorré y además he leído que aunque te digan que va todo incluido al llegar te pueden colar siempre algo). TOTAL: 470€ un chrysler sebring descapotable, 9 días, dos conductores, todos los seguros y tanque lleno.

-Itinerario y hoteles:
-Día 1: Vuelo y llegada a LA
-Día 2: LA (Travelodge Pico Blv -Santa Mónica- 2 noches
-Día 3: Ruta 66, noche en Williams (Travelodge grand canyon)
-Día 4: Grand Canyon, Monument Valley (Mexican Hat Lodge)
-Día 5: Goosenecks San Juan river, Antelope Canyon, bañito en playa de lago Powell, Bryce Canyon ( Bed & Breakfast Buffalo Sage -Tropic-).
-Día 6: Zion y noche en Las Vegas
-Día 7: Las Vegas (2 noches en Venetian)
-Día 8: Death Valley, Lone Pine, noche en Bishop ( Ramada motel)
-Día 9:Yosemite (Curry Village, tiendas de lona)
-Día 10,11,12,13, 14: San francisco (4 noches en San Remo Hotel)
-Salimos el día 14 de agosto a las 17h y llegamos a casa el día 15 de agosto a las 19h

-Gasolina 3500 Km: 187 dolares, 132€

-Otros:
-Pase de metro día en LA: 3,5€/persona
-Pase anual de Parques Nacionales: 56,48€
-Helicóptero Grand Canyon (Papillon, North Rim, vuelo 25 minutos): 87€/persona
-Reserva con antelación Antelope Canyon Upper con www.antelopecanyon.com/ :22,58€/persona
-Visita nocturna Alcatraz: 23,75€/persona
-Muni pass 3 dias San Francisco (18 dolares): 12,7€/persona
-Entrada Misión Dolores (San Francisco: 3,5€/persona
-Entrada Jardín Japonés (San Francisco): 3,5€/persona
-Entrada ascensor Coit Tower: 3,5€/persona

19 comentarios :

  1. Qué estupendo viaje y qué maravilla es el oeste americano. Enhorabuena por esta estupenda entrada y gracias por remover mis recuerdos del oeste.

    ResponderEliminar
  2. Siempre me ha parecido increible este relato!!! Y este viaje lo tengo pendiente ;-) Un beso

    ResponderEliminar
  3. Dejé un comentario antes y no ha salido, lo repito :)
    Estupendo diario de un viaje fantástico, guardo un maravilloso recuerdo de esa zona. Gracias por hacerme volver y enhorabuena por el relato y las fotos. Bstos.

    ResponderEliminar
  4. Hola mapani,
    Nosotros vamos a la costa oeste en mayo y estamos muy ilusionados viendo blogs y diarios, precisamente leí el tuyo en losviajeros.com y me encantó. Das muchos datos interesantes que hay q tener en cuenta.

    Así que muchas gracias por este relato tan detallado!! Tomamos nota!!

    Saludos!
    http://mainfeld.blogspot.de/

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tu comentario Jessi, mi blog es muy nuevo y es el primer comentario de alguien al que no conozco, me ha hecho ilusión leerte. Ya verás como os va a encantar la ruta. Un saludo y buen viaje!!!

    ResponderEliminar
  6. Yo creía que había preparado bien nuestro viaje para Mayo. Es básicamente el mismo... Me doy cuenta que lo tengo un poco verde aún, pero este relato me ha ahorrado un montón de tiempo. Ameno, útil y muy, muy, muy interesante. Gracias.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por tu comentario!!! que tengas un fantástico viaje!!!

    ResponderEliminar
  8. Excelente relato y muy buenos datos. Voy a hacer este viaje en abril 2013 y me has ayudado mucho. Muchas gracias desde Argentina!!

    ResponderEliminar
  9. 187 dolares 3.500 km, creo que te has equivocado....

    ResponderEliminar
  10. No, no me he equivocado. El tanque te lo entregaban lleno

    ResponderEliminar
  11. Hola!
    Estoy preparando este viaje para este verano.
    Me podrías decir el coste total +o- para los dos con Vuelos, Hoteles, coche, comidas....
    Para ir haciéndome una idea...
    Gracias!

    ResponderEliminar
  12. Hola Mapani,

    Somos una pareja de Madrid que hace apenas dos meses volvimos de hacer nuestro viaje por la Costa Oeste. No te haces a la idea de lo útil y que nos ha sido tu diario de viaje. Hemos hecho practicamente el mismo viaje. Incluso estando allí, nos decíamos; "esto es lo que decía mapani...". Muchas gracias por compatir tus experiencias con el resto del mundo. Espero que lo sigais haciendo. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, no sabes la ilusión que me ha hecho tu comentario, antes este diario estaba en un foro de viajes y era de los más leídos; pero al hacerme mi propio blog pensé que casi nadie me leía y sobre todo que servía de poco ayuda. Muchas gracia!

      Eliminar
  13. Muchas gracias. Muy detallado. Viajaré (Dm) en sept/oct próximo a Las Rocosas Ca y USA, y no se si llegaré hasta tan a sur (GrC). Lo dicho, muchas gracias
    Isaac

    ResponderEliminar
  14. Mapani... genial!!!! muy buen post!!!!
    Ojalá que muchos lean esto y se animen a recorrer esta parte de USA que es fantástica!!!!
    Bienvenida al club de aquellos que les gustó LA ... (LOS ANGELES)... que como bien sabés vos.. para mi es LA ciudad!!!
    Gracias por tu post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Lilián!! Tu post de LA me gustó mucho, coincidimos en Muchas cosas. Muchas gracias por pasarte por aquí.

      Eliminar